La lista negra de paraísos fiscales de la Unión Europea no funciona

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Se suele suponer que los paraísos fiscales son islas paradisiacas que ofrecen tasas impositivas bajas para las empresas que buscan una escapatoria lucrativa. Pero estos «refugios» también son buscados y perseguidos por sus leyes financieras opacas que pueden permitir que las organizaciones lleven a cabo actividades ilegales, como el lavado de dinero.

Un nuevo informe del grupo de defensa, Tax Justice Network (TJN) arroja luz sobre los conceptos erróneos sobre los paraísos fiscales, advirtiendo que la principal fuente de servicios de «secreto financiero» para las empresas de la Unión Europea se puede encontrar dentro de los propios estados miembros y de Estados Unidos.

El grupo publicó su Índice de Secreto Financiero Bilateral concluyendo que los EEUU y la UE son, de hecho, las mayores fuentes de servicios que las compañías necesitan para el «secreto financiero», que TJN define como «servicios como sociedades fantasmas y banca».

Uno de los escándalos más recientes en Europa es el caso de Danske Bank, acusado de lavar 235 millones de dólares en pagos a través de su sucursal en Estonia. El caso está actualmente bajo investigación por parte de las autoridades estadounidenses, danesas y estonias.

Estados Unidos ocupa el primer lugar en la lista de proveedores de servicios de secreto financiero del informe, que proporciona el 4,7% de esos servicios a las empresas de la UE, mientras que cuatro estados miembros de la UE, Países Bajos, Luxemburgo, Alemania y Francia, se ubicaron entre los 10 principales. Suiza, Hong Kong y Taiwán también ocupan un lugar destacado en la lista.

El informe critica la política de la UE, que incluye en la lista negra a 17 «jurisdicciones fiscales no cooperativas», también conocidas como paraísos fiscales, fuera de la UE. A principios de este año, los funcionarios de finanzas de la UE eliminaron de la lista negra a Bahamas y Saint Kitts y Nevis, ambos en el Caribe.

«Tener menos jurisdicciones en la lista es una medida del éxito del proceso de listado», dijo el Ministro de Finanzas de Bulgaria, Vladislav Goranov, en una declaración en ese momento. Sin embargo, críticos expertos han señalado que la UE no ha establecido sanciones para las jurisdicciones de la lista negra, aunque los informes señalaron que terminar en la lista negra podría causar «daños a la reputación y controles más estrictos en sus transacciones financieras con la Unión.

La TJN ahora está pidiendo a la UE que elimine completamente su estrategia de lista negra.

«La Red de Justicia Fiscal está pidiendo a la UE que se aleje de su dependencia de una lista negra de paraíso fiscal que no cumple con todos los objetivos principales, y en su lugar impone una retención del 30% por ciento en las jurisdicciones que no se han sumado al Intercambio Automático de Información”, declaró la TJN.

En una entrevista, el director de secreto financiero de TJN, Markus Meinzer, dijo que la lista negra de paraísos fiscales de la UE «no detecta el 99% del secreto financiero que amenaza a los estados miembros».

El intercambio de datos

La falla en el intercambio de datos entre jurisdicciones es la esencia del problema, dijo el grupo de defensa, particularmente cuando se trata de los Estados Unidos.

«Si bien los estados miembros de la UE tienen tratados entre sí y con otros países, ni un solo estado miembro de la UE ha asegurado un tratado de intercambio de información automático suficientemente recíproco con los EEUU.», dice el informe.

Esto hace de los Estados Unidos «el mayor facilitador de la UE del secreto financiero, que a su vez permite el abuso fiscal, la corrupción, el lavado de dinero y la financiación del terrorismo», sentenció la TJN.

«Nuestra investigación muestra que los tratados de intercambio automático de información son astronómicamente más efectivos para protegerse contra el secreto financiero que la lista negra de la UE», dijo Meinzer en una declaración.

En respuesta al informe, un portavoz de la Comisión Europea dijo que todos los estados miembros de la UE cumplen con los criterios de la lista negra y superan lo que requieren las normas internacionales sobre secreto financiero. «Eso no quiere decir que afirmemos que todo es perfecto para la UE», dijo el portavoz. «Siempre hay espacio para mejorar, y la Comisión está ocupada abordando esto a través de una combinación de leyes duras, leyes blandas y casos de ayuda estatal», agregó.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Abrir el chat