La privacidad de las cuentas bancarias de Panamá está en tela de juicio

By 26 noviembre, 2018 Sin categoría No Comments

La Dirección General de Ingresos de Panamá (DGI) efectuó el pasado 28 de septiembre el primer envío de información financiera de clientes extranjeros más de 30 países, principalmente de Europa, cumpliendo así con el estándar CRS de la OCDE.

El mecanismo de intercambio que promueve la OCDE se llama Estándar de Reporte Común (CRS, por sus siglas en inglés). El intercambio es automático y bilateral, es decir, Panamá elige con qué países comparte la información.

Este envío y el efectuado a Estados Unidos en 2017 son los primeros que hace Panamá de manera automática, es decir, sin que medie requerimiento alguno por parte de las autoridades tributarias de los países de origen de los clientes y titulares de cuentas bancarias en Panamá.

Reportaron información todas aquellas instituciones financieras que tuvieran algún acuerdo internacional que permitiera ese intercambio de información fiscal. Las instituciones financieras panameñas (bancos, casas de valores, aseguradoras y sociedades de inversión) tuvieron hasta el pasado 31 de julio para remitir a la DGI detalles de las cuentas en Panamá de ciudadanos extranjeros.

La información remitida incluyó el nombre, dirección, jurisdicción de residencia, número de identificación tributaria, fecha y lugar de nacimiento de los titulares de cuenta.

El envío se realizó principalmente a países europeos, aunque también se reportó información a los países asiáticos y de Oceanía: Irlanda, Bélgica, Grecia, Dinamarca, España, Países Bajos, Noruega, Suecia, Reino Unido, Malta, Eslovenia, Bulgaria, Letonia, Polonia, Alemania, Francia, Italia, Portugal, Guernesey, Isla de Man, Luxemburgo, Japón, Malasia, Indonesia, India, Singapur, Argentina, México, Uruguay, Seychelles y Nueva Zelanda.

Cuentas reportables

La normativa CRS distingue entre cuentas de titularidad de personas físicas y de entidades y cuentas preexistentes y cuentas nuevas.

Las cuentas preexistentes de personas físicas y de entidades son aquellas que existen al 30 de junio de 2017. Y las cuentas nuevas de personas físicas y de entidades son aquellas abiertas a partir del 1 de julio de 2017.

En el caso de las cuentas preexistentes de personas físicas, las instituciones financieras están obligadas a revisar las cuentas sin aplicar ningún umbral de minimis. La normativa también distingue entre cuentas de alto valor y cuentas de bajo valor:

  • Bajo Valor: hasta 1 millón de dólares al 30 de junio de 2017
  • Alto Valor: + de 1 millón de dólares al 30 de junio de 2017 o al 31 de diciembre de cualquier año subsiguiente.

Cuentas de bajo valor

Para las cuentas de Bajo Valor, la normativa contempla el Test de Residencia, basado en evidencia documental. La institución financiera en cuestión deberá determinar la residencia realizando una búsqueda de indicios.

En caso de existir indicios contradictorios, se requerirá una auto-certificación del Titular de la cuenta, ante cuya ausencia se procederá a reportar la información pertinente a todas las jurisdicciones reportables respecto de las que se hayan encontrado indicios.

Cuentas de alto valor

Para las cuentas de Alto Valor, se aplican procedimientos reforzados de debida diligencia, incluyendo una búsqueda en los archivos en papel y una consulta al asesor financiero sobre su conocimiento real (“actual knowledge”).

Cuentas nuevas de personas físicas

En el caso de las cuentas nuevas de personas físicas, CRS obliga a obtener una auto-certificación del titular de la cuenta (y la verificación de su fiabilidad) sin aplicar ningún umbral de minimis.

Cuentas preexistentes de entidades

En el caso de las cuentas preexistentes de entidades, las instituciones financieras están obligadas a determinar:

  1. si la propia Entidad es una Persona Reportable, lo que puede hacerse, por lo general, examinando la información disponible (Procedimientos AML/KYC) y, en caso contrario, se exige una auto-certificación del Titular de la Cuenta
  2. si la Entidad es una Entidad No Financiera (ENF) pasiva y, en caso afirmativo, la residencia de las personas que ejercen el control de la misma.

Para determinados titulares de cuentas, la evaluación de carácter activo o pasivo es bastante sencilla y puede realizarse a partir de la información disponible. Para otros, puede ser necesaria una auto-certificación del titular de la cuenta.

La normativa panameña permite utilizar un umbral de tal manera que las Cuentas preexistentes de entidades con un saldo de hasta 250.000 dólares estadounidenses (o el equivalente en otra moneda), al 30 de junio de 2017, no estén sujetas a revisión sino hasta que alcancen dicho umbral al 31 de diciembre de 2018/19 y así en sucesivos años.

Cuentas nuevas de entidades

En el caso de las cuentas nuevas de entidades, deben efectuarse los mismos tipos de evaluación que los necesarios para las cuentas preexistentes. Sin embargo, al ser bastante más fácil conseguir la auto-certificación de los titulares de las cuentas nuevas, no se aplica el umbral de 250.000 dólares o el equivalente en otra moneda.

Información a reportar

La información financiera que ha de reportarse respecto de las cuentas reportables, incluye todos los datos relativos a:

  • intereses, dividendos, saldo o valor de la cuenta, ingresos en la cuenta derivados de la venta de activos financieros y otras rentas generadas por activos mantenidos en la cuenta o pagos efectuados en relación con dicha cuenta.

En el caso de las personas físicas o naturales:

  • Nombre y apellido del titular de la cuenta, fecha de nacimiento, TIN, dirección de residencia, país de nacimiento, número de cuenta, valor que mantenía la cuenta al 31 de diciembre del año a reportar intereses, dividendos o cualquier ingreso aplicado a dicha cuenta durante ese periodo.

En el caso de las entidades o personas jurídicas

  • Nombre de la entidad, número TIN de la entidad, país de residencia de la entidad, dirección física de la entidad, número de cuenta, valor que mantenía la cuenta al 31 de diciembre del año a reportar intereses, dividendos o cualquier ingreso aplicado a dicha cuenta durante ese período.

Respecto de las personas físicas, que sean personas reportables, que ejerzan control en una NFFE o NFE Pasiva se requiere: nombre y apellido, fecha y lugar de nacimiento, TIN, dirección y jurisdicción de residencia.

De acuerdo con lo dispuesto, las instituciones financieras panameñas sujetas a reportar están obligadas a transmitir Dirección General de Ingresos la información recabada de acuerdo con lo dispuesto en el decreto 122, con respecto a cada cuenta reportable así: al 31 de julio del año calendario siguiente al que corresponde la información recabada.

Para más información sobre sus obligaciones tributarias como titular de una cuenta bancaria en Panamá, contacte con nosotros gratuitamente y sin compromiso a través de nuestro formulario de contacto.

About Foster Swiss

Dejar un comentario

Free WordPress Themes, Free Android Games
Idiomas/Languages