Aumentan la constitución de sociedades en las Islas Vírgenes Británicas

Constituyen un auténtico paraíso en medio del océano Atlántico, paisajes remotos y bellas fotografías que hacen de estas islas un destino perfecto para el turista. Las Islas Vírgenes Británicas comprenden aproximadamente cincuenta pequeñas islas caribeñas donde alrededor de quince están habitadas y cuya autoría de gobierno pertenece a Reino Unido.
Habitadas desde hace aproximadamente 2200 años por indígenas americanos, las Islas Vírgenes Británicas no solo son un bello destino donde pasar las vacaciones, también es uno de los territorios más prósperos económicamente hablando de esta parte del Planeta. A pocos kilómetros de Puerto Rico, las Islas Vírgenes Británicas poseen un Producto Interior Bruto (PIB) bastante destacable y a ellas acuden importantes fortunas estadounidenses, pero no solo de este país.
Cada vez más europeos visitan las Islas Vírgenes Británicas porque, aparte del turismo, la constitución de empresas desde el exterior o sociedades offshore corresponde la 2ª principal fuente de ingresos de las Islas.  Y es que las Islas Vírgenes Británicas se han consolidado como uno de los mayores centros financieros offshore del Planeta con leyes vigentes desde hace ya 30 años (1984). Hace tan solo una década, se suprimieron las diferencias ente residentes y no residentes. Desde entonces, su flexibilidad y modernidad ha inspirado a otros territorios del Planeta que aspiran a ser un eje importante en la constitución de empresas offshore.
Supervisadas por la Comisión de Servicios Financieros (FSC), en ella se aplica la Directiva Europea sobre la Fiscalidad del Ahorro, aunque la monea oficial es el dólar americano. Sin embargo, esta directiva solo afecta a personas y no a corporativas y a empresas que pueden jugar un papel atractivo con productos y servicios únicos como funds, trusts, hedge…  también para constituir fondos de inversión, las Islas Vírgenes Británicas  constituyen un papel importante. En su haber, ya hay más de 3.000. Las sociedades cautivas de riesgo o licencias de yates, ocupan otro papel destacado en su actividad económica y accesible para todo aquel ciudadano que lo desee.

Crear empresa offshore en las Islas Vírgenes Británicas

En la actualidad, podemos encontrar hasta 750.000 empresas offshore en las Islas Vírgenes Británicas, ¿qué hay que hacer para poder crear una? Es muy fácil, tener el asesoramiento de empresas especialistas en consultoría internacional como Foster Swiss es un factor imprescindible a tener en cuenta. Para crear una empresa offshore en las Islas Vírgenes Británicas es imprescindible solamente una única persona como accionista, no es necesario más. Por tanto, no hay límites de capital social, no se pagan impuestos locales, no hay impuesto de la renta ni impuesto de sociedades, ni auditorias anuales, ni se graban los beneficios del capital. Mientras, permite la emisión de acciones al portador y existen acuerdos fiscales de las Islas con otras importantes jurisdicciones como Japón o Suiza.  La forma jurídica más usual para crear una sociedad offshore en las Islas es la de la International Business Company o IBC, creadas bajo un marco legal internacional y caracterizada por su máxima confidencialidad, es decir, ni directores, ni accionistas constan en ningún fichero público y dicha sociedad puede tener cuentas bancarias en cualquier parte del mundo.
Las empresas offshore constituyen además una herramienta adecuada para fines de comercio e inversión. Y son especialmente populares para propósitos como el comercio internacional, inversión (capitales, acciones, bonos, etc.), funciones de holding (por ejemplo, propiedad intelectual, yates y bienes inmuebles) y prestación de servicios profesionales y financiación (gestión de tesorería entre empresas de un mismo grupo y gestión de recursos humanos).
 
 
 
 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Abrir el chat