Requisitos para obtener una licencia offshore

Tal y como publicamos en un reciente reportaje en la prestigiosa revista Harvard Deusto, las licencias offshore alrededor del mundo permiten a los interesados realizar operaciones bursátiles, abrir cuentas de corresponsalía en otros bancos, efectuar transacciones bancarias, la obtención de préstamos interbancarios a un interés reducido e incluso la concesión de préstamos a terceros.
¿Cómo lograr una licencia offshore para obtener estos y otros beneficios? Los requisitos varían según la jurisdicción a la que nos dirijamos. Entre las más comunes, se encuentra la petición de entre dos a tres referencias bancarias sobre la solvencia del interesado, ambas referencias sobre las habilidades profesionales del interesado en el ámbito bancario o financiero y emitidas por sendos bancos.
También hay jurisdicciones que requieren de un breve Curriculum Vitae sobre la experiencia en negocios o finanzas del interesado en la obtención de licencias offshore, una certificación de los bienes del interesado, quien debe poseer entre 500.000 y 1.000.000 de euros y un certificado de buena conducta de la policía local.
Las hay que piden un depósito recuperable o no. Este varía desde el millón de euros utilizable por el cliente días después de obtener la autorización como en Antigua y Barbuda o los 500.000 euros que quedan en el país como ocurre en las Islas Samoa). Los costes de constitución pueden oscilar entre 25.000 y 28.000 euros.
Los malos usos de esos bancos offshore hicieron en el pasado la propagación de malas artes en este sector. Por ello, tanto los países como los principales órganos internacionales debieron actuar. Por ejemplo, es ya habitual exigir el disponer de presencia local, con oficina y personal permanente y, a veces, conservar los registros, archivos y documentación relevante.

Cuentas bancarias offshore

En la actualidad, existen diferentes jurisdicciones alrededor del mundo que ofrecen a pequeños y grandes inversores la posibilidad de tener diferentes cuentas bancarias. Lo especial de éstas es que se tratan de cuentas bancarias en jurisdicciones offshore, o lo que es lo mismo, con una gran cantidad de beneficios fiscales y económicos para el cliente en cuestión.
Tener una de estas denominadas cuentas bancarias offshore no es un trámite esencialmente complicado. Tan solo se necesita cumplimentar una serie de requisitos para estar aprovechándose de sus beneficios. Nosotros le ayudamos con todo, confíe en expertos en el mercado internacional y la consultoría. Pero, ¿para qué sirven estas cuentas bancarias en países offshore? También se pueden hacer actividades tan numerosas como estas:
– Realizar actividades empresariales internacionales y diversificar las inversiones: en muchas ocasiones es mucho más rentable hacer las inversiones en el país en que no residimos, ya que en nuestro país de residencia pagamos altos impuestos.
– Ahorro de impuestos: en muchas ocasiones lo mejor es invertir con nuestra empresa desde el exterior ya que, de hacerlo nosotros mismos con nuestra empresa en nuestro país de residencia, pagaríamos altos impuestos.
– Protección de bienes y búsqueda de seguridad y privacidad: en ocasiones la vida te puede jugar una mala pasada: divorcios, pleitos, responsabilidad civil, amenaza de cárcel… debemos tenerlo todo previsto y mediante fundaciones, empresas y cuentas bancarias offshore podríamos minimizar estos problemas cotidianos.
No lo piense más y pida información sin compromiso para poder empezar a disfrutar de estas cuentas bancarias offshore y todas sus ventajas. ¿Hablamos?
 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Abrir el chat