Gestionar los ahorros a través de una Institución de Inversión Colectiva

A la hora de gestionar nuestros ahorros lo podemos hacer de forma individual o a través de una Institución de Inversión Colectiva. Si lo que se busca es una mayor diversificación de nuestra cartera se necesitará los consejos de un experto como Foster Swiss o la utilización de un instrumento de inversión colectiva.
Las Instituciones de Inversión Colectiva son entidades encargadas de captar fondos, bienes o derechos del público parar invertirlos y gestionarlos por cuenta de inversores individuales en activos financieros indirectos, ya sean acciones, como es el caso de las Sociedades de Inversión, o participaciones, para el caso de los Fondos de Inversión; siempre que el rendimiento del inversor se establezca en función de los resultados colectivos.
Más tarde, las Instituciones de Inversión Colectiva, con el dinero que han captado, adquieren activos financieros directos, como pueden ser el caso de la deuda pública y títulos negociables en Bolsa o en otros mercados organizados. Cualquiera que sea la actividad que realicen nunca podrán considerarse Institución de Inversión Colectiva las entidades de carácter público, los Bancos, Cajas de Ahorros, Cooperativas de Crédito, Entidades de Financiación, de Seguros y demás instituciones financieras sujetas a una regulación especial.
Con carácter general, dependiendo de las inversiones que pueden realizar las Instituciones de Inversión Colectiva están sujetas a unas limitaciones. Entre ellas, no pueden tener invertido más de un 5% de su activo en acciones, participaciones, obligaciones o valores en general, emitidos por otras Instituciones de Inversión Colectiva. Y no se pueden invertir en dichos valores cuando su emisor sea una Sociedad de Inversión Mobiliaria que pertenezca al mismo grupo que la Institución inversora o un Fondo de Inversión gestionado por una Sociedad Gestora en la que concurra esta circunstancia.