El comercio internacional: los objetivos, origen y modalidades

El comercio internacional está tremendamente extendido en nuestro siglo gracias a la democratización de la información, las comunicaciones y los nuevos modelos de negocio con la inclusión de los medios online; pese a ello, muchos usuarios y entidades todavía no tienen claras las bases de este mercadeo a gran escala, así que a continuación analizaremos las principales características y cómo le puede ayudar una sociedad offshore para gestionarlo.
El comercio internacional y sus cualidades
El comercio internacional o el comercio exterior es el intercambio de bienes y servicios entre diferentes países y sus mercados, este tipo de negocios encuentran un beneficio mutuo gracias a la obtención de productos que no se encuentran en el lugar de origen en caso del importador o la extensión del negocio a nuevos mercados por parte del exportador.
Hoy en día el comercio internacional es más que habitual y de él depende la solvencia de algunos países, llegando al punto en el que se determina como “economía abierta” a la ejercida por los países que realizan este tipo de negocios y “economía cerrada” la de los países que niegan el mercadeo en el exterior. Crear una sociedad offshore le puede ayudar sobremanera.
Evolución y bases del comercio internacional
El comercio exterior se lleva practicando desde hace siglos y ha ido evolucionando conforme los transportes avanzaban y las comunicaciones mejoraban, siendo una auténtica explosión durante el siglo XX cuando se afianzó el proceso de globalización, los procesos de colonización y la expansión de las potencias europeas que firmaron importantes acuerdos de intercambio.
A partir de la década de los 90 se introdujeron otro tipo de economías en el sector del comercio internacional como la latinoamericana, asiática y balcánica completando el panorama del mercadeo a nivel global y mejorando infraestructuras por todo el mundo para un transporte más fluido entre países de naturalezas completamente diferentes. Las sociedades offshore ya eran una realidad que empezaban a crecer.
Los principales objetivos del comercio exterior
El comercio internacional es muy favorable para los países y las empresas involucradas, ya que persigue metas como la integración económica de las diferentes nacionalidades mediante el intercambio de bienes o servicios, permitiendo a cada país vender sus excedentes y lucrarse de ellos así como dotar a los otros de productos necesarios para el avance o la producción de nuevos elementos.
Las condiciones de los intercambios en los negocios de comercio internacional no siempre responden a estas ventajas tan evidentes, ya que podría depender mucho de los acuerdos entre países o el tipo de productos; sin ir más lejos, entre los países miembro de la Unión Europea existen ciertas facilidades que benefician notablemente los intercambios de unos a otros. Y dónde las sociedades offshore son perfectamente lícitas.
Principales modelos de comercio internacional
Existen diferentes modelos de comercio exterior según su funcionamiento y características, siendo los principales el modelo de ventaja absoluta, que sostiene la nula necesidad de regulaciones a las diferentes leyes; la ventaja competitiva, que suma a la anterior una especialización por país del tipo de producto; o el modelo Heckscher – Ohlin que promueve el balance entre países de gran producción y menor.
A mayores, surgieron nuevos modelos de comercio internacional tras los cambios en el mercado que se sucedieron tras los años 80, ya que la tendencia fue a partir d entonces la de evidenciar los errores del mercado y concluir que existe una imposibilidad en la gestión de una competencia perfecta.
Y usted, ¿quiere crear una sociedad offshore para gestionar sus activos en comercio internacional? ¡contáctenos!

Abrir el chat