Lo que quizás no sabías de los holdings

Los holdings, que son sociedades muy comunes en cualquier país, tienen como actividades principales adquirir participaciones en otras sociedades u ocasionalmente administrar bienes, sin tener una actividad comercial. Permiten la localización de los beneficios del grupo en el país elegido.
La flexibilidad de su régimen permite que sean fácilmente disueltos por la empresa matriz y transferidos de un país a otro en función de los beneficios fiscales. Esta localización es importante porque proporciona la reducción de los gastos globales del grupo. Una empresa matriz ficticia recibe los rendimientos (dividendos, intereses, royalties, patentes, etc.) de las filiales y coordina su política de redistribución.
Los fondos pueden ser enviados a la empresa matriz, reinvertidos o transferidos como préstamos a las filiales. Si la sede del holding fuese extranjera estaría exenta de los gastos de constitución y tendría, entre otras ventajas, exenciones o reducciones en los dividendos; exenciones sobre las ganancias de capital; privilegios recíprocos con las filiales; confidencialidad del titular, si fuera requerida; ventajas en las fusiones de compañías, si estuvieran formadas por compañías localizadas en varios países; y diferimiento fiscal en el país doméstico.
Según Shelton (2000), existen tres reglas básicas: 1) no negociar nunca con holding companies nacionales, porque los dividendos siempre son interceptados; 2) no negociar nunca con holding companies de países protegidos (ejemplo: un holding company francés para impedir un holding company francés de ayuda a un grupo francés o para la consolidación fiscal de un grupo francés; y 3) negociar solamente con international holding companies.
Son factores importantes a tener en cuenta los dividendos recibidos, las ganancias de capital sobre la venta de acciones, las retenciones de impuestos recibidos en el país de la compañía o los pagos por el holding company a la parent extranjera, la estabilidad de las leyes fiscales, y la actitud relativa a los niveles de la Administración fiscal y de la política económica y financiera del Estado en cuestión.
Sobre FOSTERSWISS
FOSTERSWISS sólo confía en entidades bancarias y financieras de primer orden y colabora con los agentes debidamente autorizados para cada uno de los servicios que se prestan.Tanto en el asesoramiento y la ejecución de las gestiones, FOSTERSWISS en ningún caso es receptora de fondos o patrimonio alguno.
La empresa se caracteriza por el carácter confidencial de sus gestiones, el respeto al secreto bancario y de actuación según la normativa Suiza. La claridad y transparencia en la gestión, compromiso y resultados orientados a la eficiencia y consecución de los objetivos marcados, son algunas de las máximas de FOSTERSWISS.
Entre sus servicios, se aglutinan todos los procesos y gestiones necesarias en el mundo privado y empresarial, domiciliaciones, actos notariales, oficinas físicas en un país seleccionado, apertura de cuentas bancarias, gestión del permiso de residencia para inversores, cambios de divisas, creación de certificados de depósitos, gestión de patrimonios, creación de cuentas de valores, constitución de entidades bancarias, cuentas de compra-venta de Forex, creación de Fidecomiso y colaboración en la planificación, compra y venta de trusts y holdings.