Razones por las que Holanda no es un paraíso fiscal

Seguramente por desinformación o mala praxis se suelen confundir términos como jurisdicciones offshore y paraísos fiscales y se tiende a meter en el mismo saco a un conjunto determinado de países. Pero, ¿qué pasa con Holanda? Mucho se ha hablado históricamente si este pequeño país del norte de Europa es un paraíso fiscal y no, no lo es por estas razones…
El país sí que es cierto lleva a cabo políticas fiscales especiales y como telón de fondo su afán por fomentar de este modo una próspera actividad empresarial. Por ejempl,o en los Países Bajos se aplica un Impuesto sobre Sociedades (IS) con un tipo del 25 %, también dispone de un régimen para evitar la doble imposición internacional conocida como «Participation Exemption».
También aplica medidas consideradas anti-abusos en múltiples impuestos, aplicación normativa de Precios de Transferencia y la imposición aplicable a las personas físicas residentes en el país es de los más altos de Europa, pero también se acompaña de un alto nivel de protección social. A su vez en Holanda tampoco hay retención en fuente en pagos de intereses o cánones cara a fomentar el comercio internacional, entre otros.
Sin embargo, el gobierno holandés ha podido comprobar que su peculiar sistema fiscal ha podido ser utilizado con cierto abuso y ha decidido establecer ciertas medidas para cumplir con las reglas de Transparencia Fiscal Internacional y su papel relevante en la UE.
Por un lado, a partir de 2021 esa no retención en fuente a intereses y cánones estará limitada a que los mismos no se paguen a países denominados de baja tributación para los que ha elaborado una peculiar lista negra.
Pero antes, a partir de este mismo mes de julio ya ha entrado un nuevo sistema de obtención de acuerdos fiscales llamados «rulings” con reglas estrictas dónde un contribuyente pueda firmar un acuerdo tratando de asegurar que sociedades operen en el país meramente buscando una potencial ventaja fiscal.
En resumen, existen hechos objetivos que llevan a descartar que Países Bajos – uno de los países fundadores de lo que entonces se llamó CEE, actual UE – se pueda calificar como un paraíso fiscal, y más ahora, teniendo en cuenta que el Gobierno Neerlandés ha tomado nota de las «lagunas pasadas» en su sistema fiscal y está intentando remediarlo.

Abrir el chat