¿Fiarse de los notarios? ¡Cuidado!

Los notarios, esos profesionales capacitados legalmente para dar validez a la firma de ciertos documentos. ¿Una figura parcial en peligro de extinción? La noticia saltaba esta semana a los medios y muchas son las personas que se han llevado las manos a la cabeza: y es que la Agencia Tributaria acaba de acordar con los notarios el acceso a su base de datos. ¿Esto significa un peligroso adiós en lo que respecta al secreto notarial? ¿se queda el empresario una vez más desprotegido respecto a su propia libertad de confidencialidad?

Tanto si eres una empresa, un profesional, si dispones de grandes patrimonios o quieres mover tu dinero a sociedades offshore, ¡ten mucho ojo! los notarios son ahora cómplices de la Agencia Tributaria y podrías llevarte más de una sorpresa. En una nota de prensa, Hacienda ha explicado como a partir de ahora tendrá acceso sistemático a la información que poseen los notarios sobre “titularidades reales de personas jurídicas”. El objetivo no es otro que reforzar el control las sociedades de entidades supuestamente independientes. O lo que es lo mismo: una nueva acción contra el fraude fiscal.

Este convenio entre la Agencia Tributaria y el Consejo General del Notariado pone vía libre a Hacienda para acceder a la información contenida en la Base de Datos de Titularidad Real del Notariado. De este modo, la Agencia Tributaria dispondrá de un suministro periódico de información de determinadas operaciones o grupos de operaciones y con un acceso telemático directo e individualizado a dicha base de datos. Pero eso no es todo, ante cualquier investigación o sospecha de fraude fiscal podrá efectuar requerimientos específicos de información al Notariado cuando así lo considere necesario.

¿Debemos dejar de fiarnos de los notarios?

En dicha nota de prensa, el Ministerio de Hacienda ha explicado tal acción y es que consideran que “la aparente falta de conexión entre este tipo de sociedades facilita a quienes las controlan la creación de redes de facturación falsa u operativas fraudulentas como la facturación recíproca para eliminar beneficios del grupo, el desplazamiento ilícito de rentas hacia entidades sin tributación efectiva, la obtención de devoluciones improcedentes o el alzamiento de bienes”. Eso sí dependiendo de cada caso, quedará por definir hasta donde puede llegar Hacienda como el porcentaje real de la participación de la persona en cada sociedad.

La información sobre la titularidad de empresas estará a disposición de Hacienda en el plazo de dos meses y se actualizará con cada mes. El suministro de la información se realizará por medios informáticos o telemáticos, con una actualización quincenal y donde Hacienda obtendrá información relevante sobre actos y operaciones en las que participe una persona jurídica o un trust y se investigará si existe opacidad que permita la identificación de actividades defraudatorias.

También, a través del Índice Único, la Agencia contará con un suministro periódico de los datos identificativos de los llamados poderdantes. Éstas son las personas que otorgan un poder a un tercero para que actúe en su nombre, apoderados y administradores de sociedades, así como las fechas de nombramiento y revocación de esos poderes. De igual forma, el acceso al índice permitirá a la Agencia obtener información de interés para el control tributario sobre operaciones de financiación, inmobiliarias, con activos financieros y con otros valores mobiliarios, y también de operaciones en las cuales los intervinientes ante el notario se hayan negado a identificar los medios de pago utilizados, o no los hayan acreditado completamente, o bien los casos en que hayan incumplido la obligación de aportar al notario el Número de Identificación Fiscal, o la documentación relativa a movimientos de efectivo cuando es pertinente.

Abrir el chat