Beneficios de constituir una sociedad en Hong Kong

 

Desde hace décadas, es uno de los mayores centros financieros del mundo y del comercio internacional. Puerta entre Oriente y Occidente, su régimen administrativo especial facilita la inversión y es un aliciente para la constitución de cualquier tipo de sociedad en Hong Kong. Todo ello, sin olvidar una cuestión importante: aunque sea una jurisdicción offshore no se le considera un paraíso fiscal.

Son muchas las ventajas de crear una sociedad en Hong Kong, que bien podrían resumirse en dos cuestiones básicas: la fiscalidad y el secreto bancario. Veámoslas con más detalle.

Leyes fiscales en Hong Kong

Es uno de los mayores atractivos para los inversores que se deciden a constituir una sociedad en Hong Kong. Aquellas personas físicas y jurídicas que no residan en el país y no realicen actividades económicas en su territorio no están obligadas a pagar impuestos ni están sometidas a ningún tipo de retención fiscal.

De lo anterior se deben extraer dos conclusiones importantes. La primera de ellas es que para abrir una sociedad en Hong Kong no hay restricciones por nacionalidad ni se exige residencia, siempre y cuando se solicite el estatus de sociedad off-shore. Para su constitución solo se requiere la figura de un administrador de cualquier nacionalidad y un fiduciario que sí debe ser residente. El capital puede ser también 100 % extranjero.

La segunda conclusión es que cualquier sociedad en Hong Kong que realice actividades comerciales en el extranjero no está sujeta al pago de impuestos. Sin embargo, tasas e impuestos sí gravan las actividades que se realizan dentro del territorio de Hong Kong. En este caso, la tasa impositiva es del 16,5% sobre las ganancias netas de la sociedad.

Secreto financiero

Es el segundo eje por el que muchos inversores deciden constituir una sociedad en Hong Kong. Hablamos de un territorio con una de las finanzas menos trasparentes del mundo, aunque, como señalábamos, no esté considerado realmente como un paraíso fiscal.

El secreto bancario está garantizado hasta niveles extremos. Esta privacidad apoyada por la legislación, que garantiza la confidencialidad en lo que se refiere a información personal y también bancaria. Y se trata de un secreto que solo se puede levantar en caso de que la actividad de una sociedad en Hong Kong se pueda asociar de manera fehaciente a actividades ilegales.

Otras ventajas

Las mencionadas no son las únicas ventajas de crear una sociedad en Hong Kong. Hay otras también interesantes. La primera de ellas es que no se exige un capital mínimo para su constitución. Además, tanto la entrada como la salida de capital se realiza de forma libre, lo que facilita todo tipo de operaciones financieras.

Por otra parte, el sistema financiero está muy orientado hacia la inversión extranjera. Los bancos son plenamente solventes y tienen una excelente reputación. No solo eso, también se ofrecen todo tipo de servicios -de manera muy especial fiduciarios- para que constituir una sociedad en Hong Kong pueda realizarse de forma rápida y sin trabas.

Y a todo ello hay que añadir su posición consolidada como centro financiero offshore y puente comercial de primer nivel. Por todo ello, no puede extrañar que incluso en las circunstancias actuales sigan siendo miles las sociedades que cada año se constituyen en su territorio.

Aun en las circunstancias actuales, crear una sociedad en Hong Kong sigue siendo una decisión cuyos beneficios a corto y medio plazo superan con creces a los posibles inconvenientes que pueda tener. Una decisión que no encuentra grandes trabas para su puesta en marcha, aunque siempre es interesante contar con los servicios de una consultoría especializada en esta cuestión.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Abrir el chat