Aumentan los empresarios que protegen su dinero en jurisdicciones offshore

proteger el dinero

Aunque la crisis sanitaria propiciada por el ya famoso COVID-19 no va a ser tan larga como la crisis financiera de 2008, sí que se espera que sea igual de profunda y en un corto espacio de tiempo. Por ello, cada vez son más los empresarios de todo el planeta que buscan proteger su patrimonio de forma puntual o permanente gracias a las posibilidades que ofrecen las jurisdicciones offshore.

La más que previsible subida de impuestos que va a llevar a cabo el Gobierno para hacer frente a la deuda pública de España, y que ya avanzó Foster Swiss, y la crisis económica desatada por culpa de la pandemia del coronavirus ha llevado a empresarios y fortunas de todo el mundo a proteger su patrimonio y buscar cobijo en las diferentes jurisdicciones offshore repartidas por todo el mundo.

Desde Foster Swiss hemos visto incrementar de forma notable las peticiones de información de creación de sociedades offshore y cuentas offshore en destinos como Suiza, Luxemburgo o Panamá, entre otras muchas. Cada vez son más los empresarios y las medianas y grandes fortunas que desconfían de la situación actual y de que ellos deban salvar, con más impuestos y más altos, las cuentas del Gobierno. Las sucesivas afirmaciones por parte de Podemos, aliado del PSOE, han puesto en sobre aviso a toda aquella persona física o jurídica con un patrimonio destacable. La huida de capital a las jurisdicciones offshore es cada vez más un hecho.

Las dos principales jurisdicciones offshore

Desde marzo, desde Foster Swiss ha experimentado un aumento en la creación de sociedades offshore en dos jurisdicciones principalmente, estas han sido Suiza y Luxemburgo. Y no solo por parte de empresarios y fortunas con sede en España, si no también de todo el mundo destacando América Latina, Oriente Próximo y Oriente Medio.

Suiza es un reclamo a la hora de abrir una jurisdicción offshore. Este pequeño país centro europeo puede presumir de disponer de una de las economías más estables del mundo, viviendo prácticamente ajena a cualquier crisis económica mundial. La exención de impuestos y el secreto bancario son otras de sus dos principales armas a la hora de seducir a aquellos interesados en abrir una sociedad o cuenta offshore.

La otra ha sido Luxemburgo, otro de los pequeños y céntricos países del viejo continente que puede presumir de disponer de una economía fuerte y próspera, asegurando esa seguridad en la protección de capital de las medianas y grandes fortunas. En Luxemburgo, al igual que en Suiza, no es preciso acudir físicamente allí para abrir una sociedad o una cuenta, en Foster Swiss nos encargamos de todo. Desde el primer minuto y de forma totalmente legal tendrá su patrimonio protegido, sin tener porque pagar más impuestos.

¿Hablamos?