Lo que desconocías sobre el origen de las jurisdicciones offshore

El origen de las jurisdicciones offshore se remonta aproximadamente a 1940, debido principalmente a la guerra, el desarrollo industrial y los procesos descolonizadores de potencias económicas europeas, tales como Reino Unido y Francia. De esta forma, algunos territorios, motivados por estas circunstancias, rápidamente diseñaron sistemas fiscales, capaces de atraer el capital extranjero y crear países sostenibles debido a su carencia de recursos. ¡Te lo contamos!

Las razones que motivaron a estos países o territorios a aprovecharse de esta situación fiscal, son muy diversas. Por ejemplo, algunos territorios como Costa Rica, Hong Kong o Panamá, fundamentan su sistema tributario con base al principio de territorialidad. Es decir, el impuesto se cobra sobre los ingresos generados en el territorio nacional. Esto implica que los ingresos generados en otros países están exentos.

Por otro lado, otros territorios como Islas de Man, Holanda, Luxemburgo o Suiza se han acogido a la competencia fiscal, con el objetivo de atraer inversión extranjera y personal cualificado. Es decir, rebajar los niveles impositivos para desanimar a los trabajadores y a los inversores de desplazarse a otros países con niveles impositivos más bajos.

Además, existen otros pequeños Estados, en las que destacan varias colonias de países desarrollados, donde estas prácticas fiscales se constituyeron, desde Su inicio, “como una actividad más” por medio de la cual, obtener recursos. Las jurisdicciones offshore han tenido un proceso de evolución, donde la tributación que era absolutamente nula, ha llegado a transformase en territorios donde las leyes se están volviendo cada vez más rígidas, con la existencia de algunos controles anteriormente impensables.

El sector bancario y las jurisdicciones offshore

En la actualidad los paraísos fiscales tienen un poder esencial en las finanzas y están muy lejos de desaparecer. Aunque existe mucha carencia de datos, de todo lo relacionado con las jurisdicciones offshore, existen diversos estudios, cálculos y estimaciones del verdadero alcance de la actividad financiera extraterritorial, pero varían según la organización que los presente. Las jurisdicciones offshore esconden 7,6 billones de dólares de fortunas individuales, una cantidad superior al PIB de Reino Unido y Alemania juntos. Por otro lado, también cabe destacar, que la brecha entre los ricos y los pobres se está incrementando cada vez más. El 1% más rica de la población mundial acumula más riqueza que el 99% restante.

De 2010 a 2015, el número de ricos que poseían la misma riqueza que 3.600 millones de personas (la mitad más pobre de la humanidad), ha pasado de 388 a 62. Es decir, ha disminuido un 84,02%. Mientras que en estos último 5 años, la riqueza en manos de las 62 personas más ricas del mundo se ha incrementado en un 44%, es decir, más de medio billón de dólares desde 2010, hasta alcanzar 1.76 billones de dólares.

El sector financiero es el que más rápido ha crecido durante las últimas décadas, y en la actualidad concentra uno de cada cinco millonarios en el mundo. En este sector, la diferencia entre retribuciones y el valor real que aporta a la economía es mayor que ningún otro. El sector financiero sigue estando en el corazón del funcionamiento de las jurisdicciones offshore, ya que la mayor parte de la riqueza offshore, está gestionada por tan sólo 50 grandes bancos.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Abrir el chat