La obsesión del Gobierno de España por subir los impuestos a los ricos

 

Desde sectores del Gobierno se ha planteado subir los impuestos a los ricos como herramienta imprescindible para sanear las cuentas públicas y llenar de nuevo unas arcas en números rojos. Sin embargo, también hay quien considera que esta es una medida de carácter populista que, lejos de solucionar el problema, tendrá el efecto contrario, es decir, reducir la recaudación.

Quienes plantean esta últimas cuestión ofrecen un argumento simple: aumentar los impuestos a los más ricos, a las grandes fortunas, hará que estas busquen salidas legales para tributar menos, bien a través de sociedades, bien abriendo cuentas offshore en otros países.

¿En que se basan? En precedentes como el de Francia, donde tras aprobar una medida similar que gravaba a las grandes fortunas, estas buscaron países en los que sus ingresos no salieran tan seriamente perjudicados. Al final, el resultado estuvo muy lejos de lo que se esperaba. Y eso, temen, puede ocurrir en España si se toma la decisión de subir los impuestos a los ricos.

Los planes del Gobierno

Más allá de un incremento en el tipo de gravamen del IRPF, la medida ‘estrella’ que se ha propuesto para subir los impuestos a los ricos en España tiene que ver con otro impuesto, uno nuevo que vendría a sustituir al de Patrimonio y que gravaría solo a las grandes fortunas.

¿En qué consistiría? En gravar con un 2% a los patrimonios a partir del millón de euros, un 2,5% a partir de los 10 millones; un 3% a partir de 50 millones y un 3,5% a partir de los 100 millones de patrimonio. Una subida de impuestos a los ricos que no podría contar con bonificación de las comunidades autónomas.

Ante este impuesto, lo que muchos expertos se temen es que la medida tenga el mismo efecto que tuvo en su momento la subida de impuestos a los ricos en el país vecino: absolutamente negativa. En otras palabras, anuncian un descenso de la inversión en España y, lo que es peor, que esas grandes fortunas dejen directamente de tributar en nuestro país, una huida de capitales en toda regla y perfectamente legal.

Cuentas offshore: las ventajas

Uno de los mecanismos para evitar ese nuevo impuesto a las grandes fortunas pasa por crear cuentas offshore. Ni es nada nuevo ni es nada especialmente complejo si se realiza con el asesoramiento de especialistas como los de Foster Swiss.

Ayudamos a nuestros clientes a abrir una cuenta offshore en diferentes jurisdicciones de todo el mundo: Suiza, Países Bajos, Luxemburgo, Delaware en Estados Unidos, Panamá o isla Mauricio, entre otras. Con rapidez, sin necesidad de desplazarse y siempre en bancos estables y seguros.

¿Cuáles son las ventajas de crear cuentas offshore en esa situación tributaria que se plantea en un futuro inmediato? Básicamente, que cumpliendo los requisitos mínimos que se requieren para su apertura, su tributación es de un 0%. Y, a pesar de las dudas que pueda generar, se trata de un mecanismo absolutamente legal de proteger los ingresos cuando estos son elevados. No solo eso, sino que la confidencialidad y privacidad de los datos están garantizadas.

Además de ello, crear cuentas offshore ofrece beneficios como la posibilidad de hacer transferencias y movimientos de dinero de forma muy sencilla y manejo de las cuentas online. No solo eso, sino que estas cuentas proporcionan la máxima seguridad financiera, con fondos disponibles y garantizados.

Si finalmente el Gobierno decide aprobar la creación de ese impuesto a los ricos, o si simplemente quieres proteger tu patrimonio y tus ingresos, contacta con nosotros. En Foster Swiss somos especialistas en crear cuentas offshore en el extranjero.

Abrir el chat