Este es el plan de Pablo Iglesias para aumentar la presión fiscal en España

Se les llama “planes para la reconstrucción de España” derivados de la crisis social y económica provocada por la Covid-19. Detrás de ellos, un aumento de la presión fiscal históricos en nuestro país. Al menos esto es lo que ha presentado en el Congreso, el Vicepresidente segundo del Gobierno Pablo Iglesias. Estos son sus puntos primordiales.

Por un lado, defiende, mayor inversión en sanidad e industria pero también una política fiscal más redistributiva. Esta incluye incrementar la presión fiscal en más de siete puntos. Un hecho histórico. Y se traduce en, cómo no, nuevos impuestos.  Entre ellos, cómo no, un impuesto a la riqueza.

Un impuesto a las grandes fortunas que, según Iglesias, tiene como objetivo que los que más ganen “puedan arrimar el hombro y disponer de mecanismos para expresar su solidaridad con su patria aportando recursos para reconstruir los servicios públicos y los derechos de todos”. ¿En qué consistiría? En nuevo tributo que sustituya el impuesto de patrimonio, alcanzando una recaudación del 1% del PIB, en torno a 11.000 millones de euros.

Este impuesto a los más ricos afectaría directamente a los patrimonios superiores a un millón de euros y de forma progresiva, recayendo así la mayor parte del tributo sobre el millar de patrimonios más altos. Gravar con un 2% los patrimonios de más de un millón de euros, con un 2,5% los patrimonios de más de 10 millones de euros, con un 3% los superiores a los 50 millones y con un 3,5% los que superen los 100 millones de euros.

Los grandes patrimonios, de nuevo, en el punto de mira

Otro de los impuestos que ha presentado es a las transacciones financieras y a los servicios digitales, subir de forma progresiva el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), tanto a las rentas altas como al rendimiento de capitales. De hecho, busca incrementar dos puntos los tipos impositivos sobre la base general para los contribuyentes que tengan rentas superiores a 130.000 euros y cuatro puntos para la parte que exceda de 300.000 euros.

Pero Iglesias no se queda ahí también quiere aumentar el tipo estatal sobre las rentas de capital, que se incrementaría en cuatro puntos porcentuales para dichas rentas superiores a 140.000 euros, incrementar los tipos del IRPF a partir de 120.000 euros anuales en las rentas del trabajo y de 60.000 en las de rendimiento de capital.

Todo para que, según él, se de una “respuesta colectiva basada en la solidaridad y que trabaje para corregir ciertos desequilibrios que ha representado la construcción europea en los últimos tiempos y que nos han colocado a los países del sur en una posición subalterna«. El aumento de la recaudación se destinaría por tanto para financiar una reconstrucción basada en seguir armando el escudo social tras la pandemia por el coronavirus. Todo ello en el marco constitucional, que es, según Iglesias, «un marco idóneo para emprender esas tareas» porque «se basó en un constitucionalismo europeo de posguerra que tuvo que afrontar precisamente una etapa de reconstrucción».

Estos planes fiscales han generado inquietud durante las últimas semanas entre los grandes patrimonios que buscan optimizar sus estructuras patrimoniales de cara a un previsible hachazo fiscal histórico tras la crisis del coronavirus. Entre las medidas que están llevando a cabo, está la creación de sociedades y cuentas offshore, estructurar la inversión en capital riesgo, apostar por vehículos con diferimiento fiscal como fondos de inversión… entre otros. Desde Foster Swiss, te ayudamos.

Abrir el chat