6 características que toda jurisdicción offshore debe cumplir

La elección de una jurisdicción fiscal depende de muchos factores, entre ellos el total de la inversión, la idiosincrasia del lugar donde se invertirá, sus vías de comunicación, la estabilidad del país… te las resumimos en seis grandes apartados.

A la hora de abrir una cuenta offshore en una jurisdicción en concreta, hay que tener en cuenta las ventajas financieras directas que se puedan conseguir. Ésta son sin duda las principales valedoras cara a elegir un destino u otro. Y es que si hemos decidido optar por una jurisdicción offshore concreta será, sin duda, por esas ventajas que más se ciñen a lo que queremos.

Un ejemplo: el estado de Panamá garantiza facilidad de administración y bajos costes de apertura y gestión de las sociedades offshore, además, ofrece una estabilidad política y económica ya que la moneda utilizada es en realidad el dólar americano.

Son aquellos que se aplican casi de forma independiente a las personas físicas o jurídicas, ya que se refieren más a la jurisdicción fiscal mismo que a los problemas de su utilización.

  • Deben de tener un mínimo de existencia. El lugar o territorio tiene que poder ubicarse en un mapa.
  • Tener un mínimo de aceptación política. El lugar o territorio no tenga continuos golpes de Estado o en donde existan las condiciones suficientes para la existencia de un gobierno.
  • Existencias de vías de transporte y de comunicaciones. Punto importante en cuanto a la posibilidad de ir allí físicamente, como la posibilidad de salir de él, así como la posibilidad de poder realizar y recibir llamadas telefónicas y tener acceso a internet.
  • Plena estabilidad económica y política. La persona física o jurídica que busca la seguridad en lo que respecta a las leyes, se verá naturalmente muy poco atraído por la 12 inseguridad, la cual, detrás de las ventajas fiscales inmediatas, podrá resultarle muy cara.
  • Uso de una determinada moneda fuerte y control de cambio. El tipo de moneda en circulación en la jurisdicción offshore y su vinculación a una gran zona monetaria como el euro, dólar o franco, serían secundarios si no existiese un control de cambios. Se denomina control de cambios, el conjunto de normas que obligan, de una u otra manera, a las personas físicas o jurídicas, a restricciones en cuanto a la utilización o a la tendencia de divisas locales extranjeras.
  • Existencia de una determinada estructura social. La vida social para una persona física o jurídica no residente presenta las mismas necesidades que para una residente. Es decir, la persona física, tiene necesidad de un marco humano mínimo como pueden ser médicos, dentistas, etc. para asegurar su supervivencia en condiciones normales.

Por otro lado, la persona jurídica, tiene necesidad de forma casi indispensable de estructuras paralelas como abogados, expertos contables, etc. La jurisdicción offshore que no presente un mínimo de estas características, no es para la entidad física i jurídica, un paraíso fiscal que opera desprovisto de todo interés real.

Si le interesa iniciar ya sus trámites para beneficiarse de las ventajas de una jurisdicción offshore para la protección de sus ahorros y patrimonio, contáctenos.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Abrir el chat