La crisis del COVID19 provoca una alta demanda del oro

Es de sobra conocido que en periodos de crisis o recesión económica, la compra de oro se dispara, tanto por parte de empresas como de particulares. Y en la del COVID19 no podía ser menos. De hecho, en las últimas semanas la demanda de este material dorado ha sido tal que se ha llegado a romper el stock disponible.

Las bolsas viven momentos históricos, abren cada día con una histórica congoja que mantiene en vilo a todo el mundo. Pese a tímidos repuntes -sobre todo cuando la Comisión Europea, el BCE o la Reserva Federal de EEUU dan buenas noticias-, el desplome de los mercados de valores es un hecho, algo que ha empujado a miles de personas a refugiarse en el eterno comodín: en la compra de oro.

Y es que este material dorado es un más que consolidado activo financiero que se puede vender sin perder liquidez y con el que poder aportar garantías y estabilidad a otros activos que sí las están perdiendo. Y esa posición privilegiada es lo que ha provocado que en los últimos días se haya producido un hecho sin precedentes: la rotura mundial del stock de oro disponible, con lo que es ahora casi imposible conseguirlo –SI ÚSTED DESEA COMPRAR ORO, POR FAVOR PONGÁSE EN CONTACTO CON NOSOTROS-

En otras palabras, se ha producido un desvarío entre el precio del oro físico y el precio del oro en los mercados financieros. No nos tenemos que remontar a la crisis del 2008 para volver a ver un episodio similar, también pasó en 2012 cuando los lingotes de oro se vendían en cuestión de minutos, de hecho hasta 48.000 euros un solo lingote. También ocurrió en 2016, cuando sin más y en una situación económica favorable, el oro tardaba muy poco en desaparecer.

La compra de oro, en momentos históricos

Sin embargo, lo ocurrido este martes ha sido importante. Y es que la LBMA (London Bullion Market Association), la autoridad más importante del mundo en oro físico trasladaba en un comunicado lo siguiente: «la extrema volatilidad de los precios de los futuros del oro en el Comex (bolsa de metales preciosos de Nueva York) estaba afectando a la liquidez en el mercado de Londres». Es decir, que estábamos viendo el precio de los futuros 70 dólares por encima del precio fixing en Londres para el oro físico (…) se facilitaría la entrega física en el Comex de Nueva York para garantizar el funcionamiento eficiente del mercado«.

Este hecho llamó mucho la atención de los posibles compradores que llegaron a crear que la inactividad de medio mundo por culpa del COVID 19 estaría afectando a la producción y logística del oro, y a refinerías y vuelos. ¿Qué ha pasado entonces con la rotura de stock de oro?  La gente está buscando masivamente comprando oro llegando a pagar una prima extra más allá de los costes de transporte y almacenamiento por conseguir el metal lo antes posible. De hecho, solo en el COMEX hay abiertos casi medio millón de contratos abiertos para más de 1,4 toneladas de oro, es decir el 20% del oro que existe en EEUU.

En la actualidad y dada la situación actual de gran incertidumbre, los grandes proveedores de liquidez no se atreven a poner horquillas en los precios de oro, algo que ha llevado a muchos brokers suspender la contratación de sus productos para el cliente final.

 

Leave a Reply

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Abrir el chat