Trusts, holdings y jurisdicciones offshore

Un producto típico de las jurisdicciones offshore es la creación de las sociedades comerciales internacionales o la formación de trusts cuya finalidad, entre otras, es proteger la identidad de sus propietarios, que permiten realizar toda clase de negocios con ahorro tributaria. Os lo contamos…

No existe ninguna duda de que una de las ventajas de las sociedades offshore es la existencia en las mismos de entidades bancarias idóneas para opacar los resultados tributarios. Se da el caso de que sociedades nacionales bancarias constituyen filiales en jurisdicciones offshore actuando como auténticas sucursales.

Mediante este sistema desvían el negocio local a la sede del país en cuestión y aplican la legislación del mismo para opacar los negocios derivados por la casa matriz. Y es que, aún hoy en día hay jurisdicciones que no gravan la renta societaria ni se tributa sobre los dividendos remitidos al exterior o, en defecto, el tipo impositivo del impuesto a la renta es mínimo.

Otro supuesto son las unidades políticas que eximen de imposición a la renta los beneficios obtenidos en el exterior por las sociedades residentes, con la particularidad de que en algunos supuestos retienen en la fuente el impuesto sobre dividendos pagados por la sociedad residente a los no residentes o que no retienen impuesto a la renta en concepto de gravamen sobre los dividendos distribuidos.

El ejemplo más significativo son las jurisdicciones offsore donde el impuesto a la renta no rige sobre las sociedades holding e incluso eximen de impuesto a los dividendos e intereses abonados a favor de los accionistas del holding.

Ejemplos del éxito de las jurisdicciones offshore

El hecho que estas jurisdicciones no desaparezcan, ni vayan a hacerlo es por ejemplos como este: es posible constituir una sociedad con acciones al portador en el área de las Islas Vírgenes Británicas donde las acciones se dejan en custodia con una entidad reconocida a través de lo que se llama Stock Custody Agreement con lo cual no se ha infringido la exigencia de nominación o, en su defecto, se colocan la acciones al portador a nombre de un trust, donde por una vía u otra se logra el efecto de ocultamiento del beneficario de la renta. diferencias entre las legislaciones de las unidades políticas. Clásico ejemplo de lo que se afirma se encuentra en el accionar de las empresas multinacionales que diseñan sus actividades bajo el arbitraje legislativo de las jurisdicciones offshore, donde sacan ventajas con fines de lucro en relación con la legislación nacional.

Otro ejemplo, es el supuesto de constituir una sociedad offshore europea bajo el dominio de Holanda, donde el socio sería una sociedad holandesa y un socio limitado constituido por un fideicomiso neocelandés con un beneficiario común.

De ello se podría formar un sinnúmero de ejemplos que acreditan la vida efectiva de los negocios interpuestos vía jurisdicciones offshore. Se debe tomar conciencia de que el fenómeno offshore se explica a través del creciente aumento de los negocios cross border, donde se entremezcla el concepto exacto de residencia y nacen zonas privilegiadas para los no residentes con fiscalidad nula o reducida y permisiva desregulación financiera que opera como un privilegio.

Y por último otro ejemplo, se encuentra en el caso de las empresas multinacionales que diseñan sus actividades bajo el arbitraje legislativo de las jurisdicciones offshore, donde sacan ventajas con fines de lucro en relación con la legislación nacional.

Abrir el chat