Lo que debes saber sobre las inversiones offshore

Sin duda una de las características esenciales de este tipo de inversiones es la libertad total y exención de impuestos. Y es que, definimos como inversiones offshore, a las inversiones extranjeras que se realizan en los centros financieros offshore que, llevándose a cabo en otros lugares, utilizan a los primeros como base para sus operaciones.

La popularidad de las inversiones offshore ha ido en aumento durante los últimos años, debido a las ventajas que se pueden obtener en comparación con las tradicionales. A continuación enumeramos algunas de ellas…

– Ausencia de impuestos. Dividendos o rendimientos de capital son depositados en bancos y cuentas offshore, en donde están exentas de cualquier impuesto. Por regla general las jurisdicciones offshore no aplican retenciones, ni gravan intereses, dividendos o incrementos del patrimonio.

– Confidencialidad. Las jurisdicciones offshore cuentan generalmente con estrictas leyes de confidencialidad y secreto bancario. Entidades como las sociedades offshore o las fundaciones privadas permiten al inversor realizar sus operaciones con un importante nivel de privacidad.

– Libertad total de inversión. Los centros financieros offshore son territorios altamente desregulados que ofrecen total libertad de inversión y no imponen controles de cambio o sobre el capital. Permiten invertir globalmente, tanto en mercados tradicionales como en países emergentes, sin trabas legales o administrativas.

 

De este modo, es posible participar en productos financieros a los que el inversor desde su país de residencia no tendría acceso. Para quien decide invertir capitales de terceros, la obtención de licencias financieras o la constitución de fondos de inversión, tales como fondos mutuos o hedge funds, resulta también más sencilla y los costes son mucho más asequibles.

 

– Diversificación y gestión del riesgo. Las inversiones offshore son una excelente herramienta para la diversificación de la cartera de inversión y la disminución del riesgo. Invertir en países diversos, diferentes monedas y productos variados protege al inversor contra riesgos imprevistos en su lugar de residencia o que puedan amenazar a los mercados bursátiles o financieros más populares.

Son también un buen seguro contra medidas arbitrarias de los Estados que limiten los movimientos de capitales, como por ejemplo los llamados “corralitos financieros”. Una cartera diversificada, permite incluso superar un posible derrumbe del sistema financiero doméstico.

Pero llegados a este punto, ¿quiénes puede realizar inversiones offshore? En principio lo puede hacer cualquier persona que disponga de un mínimo de capital. Para comenzar a operar en bolsa a través de brokers online 1.000 o 2.000 dólares suelen ser suficientes, ya que existe la posibilidad de invertir en los llamados “penny stocks” (acciones de céntimo), que son títulos de muy escaso valor, pero que pueden resultar muy rentables. También puede accederse al mercado internacional de divisas (FOREX), siempre por medio de intermediarios. Los bancos de inversión ofrecen servicios de banca privada a partir de 50.000 a 100.000 dólares a través de los cuales el cliente del banco contará con su propio asesor de inversiones offshore. Desde Foster Swiss te ayudamos. ¿Hablamos?

Abrir el chat