Cuáles son las obligaciones de un planificador financiero y tributario internacional

Un planificador financiero y tributario, a nivel internacional, cuenta con la posibilidad de servirse de diferentes regímenes legales de diferentes jurisdicciones y que gracias a su falta de homogeneidad, ayudan a arbitrar resultados que, muchas veces, directamente serían inalcanzables. ¿Cómo? Te lo contamos…

El planificador internacional analiza todos los elementos mencionados al momento de desarrollar o diseñar la estrategia de actuación internacional para el conglomerado de empresas o capitales que se encuentre administrando destacando como objetivos principales los siguientes:

– Detectar y administrar los resultados de sus operaciones en jurisdicciones de Baja o Nula Tributación ya sea por concepto de alocación de ganancias o bien de patrimonios que permitirán, una vez acumulados, nuevas estrategias de planificación a nivel internacional como ser:

1.- Financiamiento de actividades de desarrollo de intangibles que luego son referidos a las deducciones de aquellas sociedades ubicadas en jurisdicciones de alta tributación por medio de Royalties, licencias o similares.

2.- Financiación de operaciones en jurisdicciones de alta tributación lo que termina por lesionar las utilidades declaradas en estas por medio del cargo a intereses.

– Detectar jurisdicciones con posibilidad arbitrar las consecuencias del régimen tributario ya sea por manipulación del elemento de sujeción territorial o bien por el arbitrio de tasas mediante la anulación de regímenes anti diferimiento.

– Operar en plazas sin restricciones en regímenes cambiarios. Actualmente existen plazas en las que, a los fines de ejercer el comercio internacional de bienes y servicios, la operatoria con cambios se encuentra restringida o controlada lo cual puede dificultar la realización de negocios a nivel internacional por el incremento de trámites burocráticos a fin de obtener las divisas requeridas para pagos internacionales o bien la existencia de tipos de cambio desfavorables para el intercambio comercial.

En este sentido las administraciones corporativas internacionales, es posible organicen una oficina de administración de fondos mediante la cual, sin violentar la normativa o bien el objeto de los diferentes tratados, observen algunas de las siguientes actividades:

1.- Administren las cobranzas globales de la estructura corporativa

2.- Administren los pagos globales de la estructura corporativa

3.- Administren la política de operaciones con instrumentos financieros y derivados a nivel internacional. La consecuencia clara de este tipo de estructuras es, nuevamente, sin violentar norma alguna, lesionar las tenencias de divisas de aquellos países que originalmente las hubieran generado y producto del requerimiento de giro al exterior debieran afrontar la reducción de la cuenta en el sistema bancario en general.

Naturalmente las operaciones mencionadas terminan por lesionar el interés fiscal de la jurisdicción de residencia o, mejor dicho, de la jurisdicción que previamente ha generado las utilidades que permitieron la acumulación de las divisas luego utilizadas para las operaciones mencionadas  toda vez que, al ser estas sustraídas del régimen fiscal nacional (en este caso por cuanto nos importa el régimen fiscal argentino) toda utilidad generada quedará fuera de las normas habilitantes para nuestro país.

– Detectar y administrar activos bajo plazas en las que opere el secreto bancario, financiero o comercial. El secreto bancario, financiero y societario o comercial fuera denunciado desde hace ya lejanos tiempos (pensemos que por cuanto nos interesa la temática de la tributación internacional y que los cambios que ha operado el mundo en este punto han sido vertiginosos en los últimos 50 años)

¿Hablamos?

Abrir el chat