10 claves al abrir ahora una sociedad offshore en Suiza

La incertidumbre económica derivada de la crisis sanitaria por el COVID-19 ha llevado a que, como en cualquier crisis, sean cada vez más las personas que decidan mirar más allá de nuestras fronteras y Suiza siempre es un buen reclamo, sobre todo en lo que a ahorro de impuestos se refiere. ¿Te gustaría disfrutar de una sociedad offshore en Suiza desde ya mismo? Te contamos cómo y porqué.

Proteger tu patrimonio. Esta debe ser siempre una prioridad absoluta, haya crisis o no. Pero ahora más que nunca sobre todo en periodos de crisis económica y una posible mayor recaudación fiscal que afecta, ante todo, a los grandes patrimonios. Sí, es injusto: quién más tiene, más tiene que pagar, aunque ese capital también haya sido conseguido dado el esfuerzo y las habilidades gestoras y económicas para llevarlo a cabo. Nadie regala nada.

Crear una sociedad offshore en Suiza es un instrumento totalmente legal y desde Foster Swiss te ayudamos a conseguirlo. Sin embargo, puedes preguntarte en qué consiste estas sociedades y cómo es el proceso para abrir una sociedad offshore en Suiza. Qué es lo que se necesita y cuáles son las ventajas directas que van a disfrutar desde el primer día.

Crear una sociedad offshore en Suiza: las claves

  1. Suiza dispone de un régimen fiscal especial con incentivos para las sociedades internacionales y una extensa de convenios de doble imposición que te ayudará desde el primer momento
  2. Abrir una sociedad offshore en Suiza implica disfrutar de estructura más eficiente en términos fiscales. Esta varía dependiendo de qué cantón elijas. ¡Contáctanos!
  3. Puedes optar por 4 tipos de sociedades: Limitada, Anónima, Holding o Pre-Constituida. La anónima es la más habitual y la más recomendada.
  4. El capital social mínimo para crear una sociedad offshore en Suiza es de 100.000 francos suizos aunque solo deben ser desembolsados 50.000 francos en el momento de su constitución. Equivale al 20% de los valores nominales del inversor de mayor rango.
  5. Esta cantidad se deposita en una cuenta bancaria que puede ser creada durante la constitución de una sociedad en Suiza. En este momento, este dinero queda bloqueado hasta que se publique la creación de la sociedad en el Boletín Oficial Suizo y es trasladado a una cuenta bancaria de la empresa.
  6. Como toda sociedad, una sociedad offshore en Suiza también dispone de accionistas. Pueden ser acciones al portador, dónde el accionista puede permanecer en el anonimato o acciones registradas o nominativas.
  7. En estas sociedades, los accionistas pueden ser personas físicas o jurídicas. Eso sí, han de estar incorporados en el Registro Comercial y Mercantil de Suiza.
  8. Es importante tener en cuenta que se requiere al menos un accionista y un miembro del consejo de administración, que pueden ser la misma persona.,
  9. Por ley, es obligatorio que se presente un informe escrito a la Junta General de Accionistas cada año. Este incluirá informe anual y cuenta anual que incluye la Cuenta de pérdidas y ganancias.
  10. IMPORTANTE: La sociedad anónima offshore en Suiza no está sujeta a impuestos. Y solo el impuesto sobre sociedades a nivel federal está sujeto a una tasa del 8% basado en el beneficio neto.

¿Quieres ampliar esta u otra información? Contáctanos desde AQUÍ. Tu sociedad offshore en Suiza está cada vez más cerca.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Abrir el chat