Los ingresos en las cuentas bancarias que vigila Hacienda

Desde Foster Swiss hemos informado en los últimos meses acerca de los controles cada vez más estrictos y numerosos que Hacienda está llevando a cabo, no se libra nadie: grandes multinacionales, pymes, autónomos… e incluso cualquier ciudadano no se libra de los ojos de Hacienda. Ahora es el turno también de los ingresos en cuentas bancarias…

Que Hacienda ha aumentado en los últimos años su control ante cualquier movimiento de dinero que considera sospechoso es cierto. Un hecho que aumentará en los próximos años con la llegada del gobierno de coalición entre PSOE y PODEMOS.

El objetivo es evitar que haya ingresos que puedan diferentes fraudes fiscales o de otra índole y cómo no, el tan perseguido blanqueo de capitales. O lo que es lo mismo, si Hacienda detecta un movimiento extraño que no sea habitual y aunque no esté considerado ilegal, puede incluso llegar a solicitar una justificación al titular de la cuenta bancaria para que explique por qué se ha llevado a cabo este ingreso.

Otra cosa que cabe tener en cuenta es que los bancos tienen la obligación de declarar movimientos bancarios que superen los 3.000 euros o en el caso de que lleguen a ser habituales. Y es que la Agencia Tributaria está centrada en evitar que las cuentas bancarias ordinarias, ya no solo de pymes y empresas sino también de particulares, sean escondites de fraudes o delitos por parte de gente que desea realizar una trampa para no tener que hacer frente a pagos legales o incluso tratarse de dinero de origen nada ilícito.

Los movimientos bancarios se encuentran en el punto de mira, por lo que cómo si de un radar se tratase, Hacienda también pude solicitar siempre una justificación cuando se trate de movimientos internacionales que superen los 10.000 euros, mientras que dentro del territorio español el límite aumenta hasta los 100.000 euros. ¿Qué hacer si de repente nos llega uno de estos requerimientos? Según dictamina la ley, el titular deberá presentar el modelo S1 aclarando el origen del dinero y a partir de ahí será Hacienda quien decida si la explicación se ajusta a la realidad o no antes de iniciar un proceso que puede acabar con sanción y con multas que oscilan entre los 600 euros y la mitad del capital ingresado.

Cabe señalar una vez más que los bancos españoles, no así la gran mayoría de las jurisdicciones offshore, tienen la obligación de informar a Hacienda ante ingresos que superen los 3.000 euros o que estén considerados habituales ante la posibilidad de que escondan un fraude.

Abrir el chat