Así les ha ido a estos países latinoamericanos que cobran impuestos a las riquezas

impuestos a las riquezas

Argentina, Colombia y Uruguay ya han aplicado aquello que muchos países alrededor del mundo han considerado: el impuesto a las riquezas.

El impuesto a las riquezas ha sido contemplado con mayor frecuencia recientemente como medida para enfrentar la crisis económica y sanitaria ocasionada por el COVID-19, se ha establecido como una firme herramienta que podría causar complicaciones económicas mayores de las que ya enfrentan los países de diferentes continentes.

Muchos expertos se refiere al impuesto a las riquezas de forma diferente, debido a su función y formula técnica: impuestos al patrimonio y en el caso de Argentina “impuestos a los bienes personales”. A pesar de los diferentes términos, estos tributos comparten una misma función: implementa una mayor carga impositiva a aquellas personas y empresas con mayor patrimonio.

El impuesto a la riqueza no debe confundirse con el impuesto sobre la renta, ya que este último se centra en los ingresos de una persona y no en su patrimonio acumulado a lo largo del tiempo.

¿Cuál ha sido el nivel de recaudación de los impuestos a las riquezas en estos países latinoamericanos?

Aunque es considerada como una gran herramienta de recaudación, existe un obstáculo a superar en la mayoría de países: la evasión. Al igual que pasa con muchos otros tributos, existen varias formas en las que las grandes empresas y personas jurídicas pueden evitar el pago de los impuestos a las riquezas.

Se calculaba que este hecho podría afectar en gran medida la tasa de recaudación en los tres países latinoamericanos, lo cual juega en contra del objetivo principal de los impuestos a las riquezas: aumentar la recaudación. Sin embargo, se demostró que a pesar de todo, la tasa alcanzada fue estupenda.

Daniel Titelman, director de la Cepal, expresó que el nivel de recaudación que el impuesto a las riquezas alcanzó en los países de Colombia, Argentina y Uruguay tiene relevancia.

¿Es necesario un impuesto a las riquezas?

Expertos consideran que la desigualdad de patrimonio en Latinoamérica es mucho más grande que la riqueza medida por ingresos. Consideran que un impuesto a las riquezas sería útil no solo como medida para enfrentar la crisis, sino que a largo plazo ayudaría a darle igualdad a la carga impositiva por medio de un tributo más progresivo.

Además, aseguran que es un método efectivo para aumentar los ingresos por recaudación en países que tengan tasas bajas. Pero para que el impuesto a las riquezas sea efectivo es necesario que existan acuerdos fundamentales que acaben con la evasión del mismo, como por ejemplo acuerdos de intercambio de información financiera.

Otros especialistas en el sector expresan que el Latinoamérica el impuesto a la riqueza no recauda casi nada, puesto que la mayor parte del patrimonio de las personas ricas se encuentra invertido, mientras que la recaudación del impuesto sobre la renta es mucho más directa y precisa.

El impuesto a las riquezas es aún un tema ambiguo, que ha demostrado aumentar la recaudación en Argentina, Colombia y Uruguay, pero que presenta grandes desventajas y obstáculos en cuanto a la recaudación y su función.

Si desea proteger su patrimonio del impuesto a la riqueza, contáctenos haciendo clic AQUÍ.