Empresarios españoles se ven asfixiados ahora con un “toque de queda”

Empresarios españoles se ven asfixiados ahora con un “toque de queda”

El “toque de queda” anunciado este domingo por el Gobierno de España, a cargo de Pedro Sánchez, enciende nuevamente las alarmas del sector empresarial del país. La segunda ola de la pandemia de la COVID-19 podría tener efectos garrafales en la economía, pues aún los inversionistas no logran recuperarse de la primera, iniciada en marzo.

No se cumple un año aún desde que China anunciara los hallazgos de un nuevo virus que ha resultado mortal para el sector empresarial y ya estamos viendo cómo el escenario económico global comienza a tener síntomas de debilidad, una vez más, sin haberse recuperado del primer embate. España no es la excepción. El gobierno de Pedro Sánchez ha anunciado formalmente la entrada en vigencia de un nuevo estado de alarma con el plus de un “toque de queda” que a muchos preocupa.

El sector de la hostelería seguiría siendo el mayor afectado de este segundo estado de alarma anunciado para el territorio peninsular español, la asfixia iniciada en marzo parece interminable. “La situación es extrema”, ha llegado a decir Pedro Sánchez en su argumentación de este segundo estado de alarma que estaría previsto hasta el mes de mayo, si sus planes ante el Congreso consiguen el acuerdo de las fuerzas políticas necesarias.

Además, el gobierno de Pedro Sánchez ha dejado en manos de los gobiernos autonómicos la decisión de implementar los “toques de queda”, como una medida extrema para controlar la movilidad nocturna de los ciudadanos. Este escenario de control nocturno preocupa a los empresarios de la hostelería, pues tendrían que reajustar las jornadas de trabajo y someterse a nuevos escenarios de posibles pérdidas económicas.

Debacle económica, otro síntoma de la COVID-19

Los empresarios del mundo de la hostelería en España no terminan de coger aliento tras la primera ola de contagios de la COVID-19, y ahora les toca asumir, una vez más, una crisis de salud cuyos síntomas, también se manifiestan en los bolsillos. El empresariado de la hostelería, área de servicio muy importante para la economía de España, tiene que tirar para adelante en medio de nuevas normas, nuevos horarios y una nueva ola de contagios.

Sánchez ha argumentado que este segundo estado de alarma en menos de un año, lo han pedido “también los actores económicos para dar un horizonte de garantías de trabajo a las empresas y empleos”; sin embargo, la realidad dentro del empresariado, parece muy distinta, pues más allá de garantías se percibe una debacle global que está repercutiendo en los libros de cuenta con más cifras rojas cada día.

Otro síntoma que preocupa y desmotiva al empresariado español está relacionado con el anuncio de nuevos impuestos hecho recientemente por el gobierno de Sánchez  en Bruselas antes la Unión Europea. El plan presupuestario de cara al año 2021 contempla la aplicación de nuevos impuestos como lo son la “Tasa Google” y “Tasa Tobby”, al igual que medidas ecológicas que traerían subida de impuestos para quienes trabajen con el plástico, y el llamado “impuesto al azúcar”, que afectaría my directamente al sector de la hostelería.

Encuentra seguridad financiera

En medio de este clima de asfixia económica, muchos empresarios comienzan a buscar escenarios que le ofrezcan una plataforma de garantía y resguardo de su patrimonio. Una forma de asegurar sus bienes, podría ser optando por una inversión en cuentas offshore, como las que desde Fosterswiss ofrecemos, y cuyos beneficios económicos tienen como una gran matriz la seguridad financiera sin tener que estar sujetos a los vaivenes políticos de la región.

Pero la creación de este tipo de sociedades offshore debe ir de la mano de un equipo de profesionales que no solo asesore, sino que también acompañe en el proceso de creación y apertura de esta nueva etapa hacia la seguridad financiera. Las cuentas o sociedades offshore son empresas que se constituyen fuera del territorio de residencia con la intención de encontrar mayor estabilidad jurídica y económica.

Abrir el chat