Hacienda pone en jaque la intimidad de los contribuyentes en México

Hacienda pone en jaque la intimidad de los contribuyentes en México

La intimidad de los contribuyentes, en México, estaría en jaque si las propuestas planteadas por el gobierno, del presidente Andrés Manuel López Obrador, se ponen en marcha al inicio del año fiscal 2021. Un  nuevo plan económico de gobierno azteca plantea la posibilidad de tomar fotografías y videos de las propiedades.

¿Hacienda verificando el patrimonio con fotografías y videos de las residencias de los contribuyentes? Esta posibilidad, que a muchos perturba, parece que pudiera ser cada día más tangible. En México se las ingenian para buscar nuevas formas de recaudación, pues la crisis global desencadenada desde la aparición de la COVID-19 se torna muy oscura para muchas regiones y este país no es la excepción.

Especialistas del mundo de las leyes y las finanzas toman nota de los nuevos planes financieros planteados por el equipo fiscal del Gobierno de México, que tiene al líder de izquierdas Andrés Manuel López Obrador como presidente. Las alarmas se han encendido en el país azteca, pues muchos consideran que se estaría violando el derecho a la intimidad, aunque como es de esperar las autoridades de Hacienda han salido al paso a las críticas descartando tal interpretación.

Luego de semanas de diatribas, dudas y propuestas se ha terminado de confirmar este proyecto de ley, que ya está hecho norma, gracias a la aprobación de la Cámara de Diputados de México.  El artículo 45 del Código Fiscal de la Federación ha sido solo uno de los puntos de discusión por poner en riesgo el derecho a la privacidad de los contribuyentes de México. La Miscelánea Fiscal de México para el año 2021 ya es norma y entrará en vigencia con el nuevo año fiscal.

¿Violación de la intimidad?

El “Paquete económico 2021” presentado por el Servicio de Administración Tributaria (Oficina de Hacienda) plantea que el Estado mejicano pueda comprobar, a través de fotografías y videos, la existencia de los bienes o demás elementos patrimoniales declarados por los contribuyentes. Sin embargo, el Presidente del Gobierno de México, ha especificado que “no hace falta espiar en las casas; no hace falta espiar al pequeño contribuyente” e insistió en que se termine de aclarar dicha figura fiscal.

Por su parte, Arturo Herrera Gutiérrez, secretario de Hacienda de México, también ha dado un paso al frente con la intención de aclarar lo que a muchos preocupa: “Este mecanismo no busca, de ninguna manera, limitar la privacidad e intimidad de las personas, sino combatir la corrupción y la defraudación fiscal”. Aún así, dicha argumentación no termina de calmar las tensas aguas sobre este tema en México, que después de semanas de debate y polémica fue aproada en la Cámara de Diputados el pasado 21 de octubre.

¿Qué solución tienen los contribuyentes en México?

Muchos inversionistas no pueden evadir la preocupación que les supone no encontrar seguridad jurídica ni fiscal en este país. Años atrás, en Venezuela, cuyo gobierno es aliado ideológico de López Obrador, se empezaron a tomar importantes medidas fiscales, que fueron aderezadas por unas políticas fuera de lo fiscal, como las expropiaciones, que terminaron con los sueños de inversión y proyectos empresariales de decenas de financieros venezolanos. Este ejemplo, es uno de los más preocupantes en la actualidad de los mexicanos.

Una buena opción que podrían contemplar los empresarios que mantienen inversiones en México, sería comenzar a invertir sus bienes y patrimonios en una sociedad o cuenta offshore, para así garantizarse un sistema de inversión seguro que mantenga en resguardado sus proyectos, independientemente de las diatribas sociales, económicas políticas o fiscales de cada región.

Las cuentas offshore suelen estar estigmatizadas, pero no son más que falsos tópicos. En ese sentido, lo ideal es contar con todo un equipo multidisciplinario que explique, asesore y acompañe en los inversionistas durante el proceso de activación de este tipo de empresas extraterritoriales, cuyos beneficios fiscales ascienden en comparación con una empresa creada dentro de un territorio fiscal regular.

Abrir el chat