Basilea prevé regular las exposiciones de entidades bancarias a las criptodivisas

Basilea prevé regular las exposiciones de entidades bancarias a las criptodivisas

Las criptodivisas, como activos digitales creados con el propósito de realizar un cambio a través de un proceso seguro criptográfico, no están centralizadas, lo que implica que carecen de control por entidad central, gobierno o banco alguno.

 

El principal problema al que se enfrentan los Estados en cuanto a evitar los fraudes, o la financiación de actividades ilícitas mediante este tipo de divisa es precisamente su falta de regulación y de control, ni tan siquiera de modo informativo, respecto de las mismas.

 

El Comité de Basilea prevé dotar las exposiciones de entidades bancarias a las criptodivisas de una regulación común

 

La Red Global de Conocimientos en Auditoría y Control Interno que supone Basilea, a través de su Comité de Supervisión recoge en su programa para el ejercicio 2021-2022, un marco regulatorio que regirá las exposiciones de los bancos a las criptodivisas, permitiendo así a los auditores, tener ciertas herramientas comunes de actuación.

 

Con ello, se rebajaría el riesgo, dotando de un tratamiento más prudente respecto de las exposiciones de las entidades bancarias a los criptoactivos ofreciendo unas metodologías de trabajo y buenas prácticas internacionales al respecto.

 

El Comité de Basilea, formado por representantes de Bancos Centrales y Gobiernos del G-20 más Hong Kong y Singapur y a pesar de que no emite normas de cumplimiento forzoso a sus miembros, como autorizad en materia bancaria, ha determinado ofrecer ciertas líneas básicas de política económica que delimiten su uso.

 

Dado que las criptodivisas no cumplen con los elementos esenciales para ser tratados como dinero, son calificadas de criptoactivos, por lo que se hacen eco de la necesidad de regular los requisitos de información a las entidades bancarias respecto al riesgo de mercado y las exposiciones soberanas.

 

Con estas medidas, prioritariamente se pretende identificar, valorar y rebajar los riesgos del sistema bancario evitando las importantes vulnerabilidades que tienen en la actualidad en cuanto a los criptoactivos.

 

De la implementación definitiva de los estándares actuales de Basilea III y de los que ahora se desarrollen, dependerá en gran medida la estabilidad financiera internacional, así como la seguridad y robustez de las entidades bancarias a nivel global.

 

En el Marco de Basilea consolidado, ya se presentaron medidas que tenían como objetivo el refuerzo de la regulación, supervisión y gestión del riesgo de los bancos si bien respecto de las criptodivisas aún hay mucho trabajo por hacer.

 

El Comité, en este periodo también pretende, entre otros, llevar a cabo la evaluación y vigilancia del impacto económico a nivel global que se pueda producir en un entorno de tipos de interés bajos prolongado en el tiempo.

 

Otro de los puntos fuertes a tratar es la recuperación económica tras la crisis del Covid-19, dado que han salido a la luz diversas vulnerabilidades que requieren de respuestas diferentes en apoyo del sistema bancario, limitando los riesgos generados.

 

Se considera esencial verificar la reducción paulatina de las medidas internas implementadas en apoyo de los bancos debido a la crisis sanitaria, buscando así recuperar el equilibrio perdido.

 

Todo ello ha de pasar necesariamente por aumentar y propiciar la coordinación entre los distintos organismos para que se establezcan similares líneas o modelos de supervisión, de herramientas de trabajo y gestión de riesgos.

 

Esta coordinación sólo podrá ser fomentada de un modo idóneo, mediante el uso de inteligencia artificial para llevar a cabo dicha supervisión, lo que a su vez, vendrá condicionado en cierta medida por garantizar el cumplimiento de unos estándares mínimos en la operativa, especialmente respecto de la ciberseguridad.

 

El Comité es consciente de que una de las principales lecciones extraídas de la crisis financiera es que los bancos no siempre calcularon, y controlaron coherentemente sus exposiciones al riesgo con relación a su capital, insistiendo en la necesidad de que los bancos calculen y limiten el tamaño de sus grandes exposiciones.

 

Y como se trata de aprender de los errores, dentro de los Principios Básicos para una supervisión bancaria eficaz el Comité exigió que legislación local y la regulación bancaria fijasen límites prudenciales sobre grandes exposiciones al riesgo, lo que pretende evitar en la actualidad con la regulación en cuanto a las criptodivisas.

 

Para más información sobre este tema o alguna cuestión relacionada sobre nuestros servicios, puede contactar directamente a través: info@fosterswiss.com |  sergiodelmar@fosterswiss.com