Uruguay; las restricciones de dinero llegan a latinoamérica

El pasado año, el parlamento uruguayo aprobó la Ley de Urgente Consideración como un proyecto ómnibus que pretendía hacer reformas en ámbitos variados. Esta norma realiza cambios tanto en el Código Penal del país como ajustes en el precio de los combustibles. Sin duda era una apuesta ambiciosa que pretende mejoras en las vidas de los uruguayos.

Uno de los cambios más significativos de la Ley de Urgente Consideración es el establecimiento del límite para el pago en efectivo en 100.000 dólares. Una de las modificaciones más drásticas ya que la anterior Ley de Inclusión Financiera establecía el máximo en 4.000 dólares. Supone un cambio en el funcionamiento de la economía del país muy importante.

La discusión sobre este nuevo límite para el pago en efectivo en Uruguay se centra en si verdaderamente servirá para toda la ciudadanía o si sencillamente servirá para favorecer el blanqueamiento de dinero. Todas las fuerzas políticas del país consideraban que el anterior límite era demasiado bajo, pero la nueva subida si que ha generado posiciones distintas.

Para Mario Bergara de Frente Amplio, esa cantidad es inasequible para muchos uruguayos y uruguayas. Por otro lado, Jorge Gandini del Partido Nacional mantiene que la gran mayoría de las transacciones financieras suelen ser próximas a este montante. Sin embargo, este nuevo límite para el pago en efectivo no es útil para los que quieran blanquear dinero, que necesitan de cantidades muchos mayores.

El debate está servido y será el tiempo el que demuestre la utilidad de esta medida para los ciudadanos y las ciudadanas de Uruguay.

La Comisión Europea también plantea aumentar el límite para las operaciones en efectivo

En Europa podemos encontrar también reconsideraciones en el límite para el pago de efectivos. La Comisión Europea estudia elevar el tope máximo en 10.000 euros ya que considera que es suficiente “como para no poner en cuestión el euro como moneda de curso legal ni afectar a la inclusión financiera”. Con esto se pretende resaltar el papel fundamental para la economía de las operaciones en efectivo.

Este nuevo límite para el pago de efectivo también se considera lo suficientemente bajo como para evitar el blanqueo de capitales. Esta normativa será de aplicación directa para todos los países miembros con el objeto de crear una normatividad unificada para esta cuestión. Con esta finalidad la Comisión Europea también pretende crear una autoridad europea contra el blanqueo de capitales.

En España se puede observar una tendencia distinta en cuanto al límite para el pago en efectivo. El Proyecto de Ley de Medidas de Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal reduce la cuantía de 2.500 euros a 1.000 euros, manteniéndose los 2.500 euros para los pagos realizados por personas físicas. Esta limitación sólo se aplica cuando una de las partes es un empresario o realiza una actividad empresarial.

La mayor discusión en la reducción de este límite plantea la exclusión de muchas personas que operan con efectivo sobre todo en el ámbito rural. Además, el continúo cierre de sucursales bancarias en las poblaciones pequeñas plantea muchas dificultades para operar financieramente en actividades que se suelen dar en este escenario.

Parece existir una tendencia por recuperar las actividades en efectivo ya que se consideran operaciones muy importantes dentro de los sistemas económicos nacionales. Encontrar el límite perfecto para evitar las operaciones ilícitas, sin embargo, parece todavía un tema candente en la actualidad.

Para más información sobre este tema o alguna cuestión relacionada sobre nuestros servicios, puede contactar directamente a través: info@fosterswiss.com |  sergiodelmar@fosterswiss.com

Derechos reservados Foster Swiss