Apertura de cuentas bancarias en cualquier jurisdicción

El ahorro de impuestos  y la protección del patrimonio son dos aspectos a tener en cuenta por todo empresario e inversor.

La mayoría de nuestros clientes que apuestan por servicios offshore, no son impulsados por el interés de evadir impuestos en sus países de residencia, sino en buscar la mejor manera de proteger su dinero y sus bienes.

Acuerdos como FATCA, que obliga a las entidades financieras extranjeras a colaborar con la Administración norteamericana, el acuerdo SEPA, con la creación de una Zona Única de Pagos en euros, o los acuerdos de la OCDE con las Haciendas mundiales para el intercambio de la información fiscal, son claros obstáculos para la apertura de una cuenta bancaria. Es por esto, que en un contexto de inestabilidad económica, en el que muchos de los principales bancos mundiales están cerrando las puertas a los clientes y denegando la apertura de cuentas bancarias, las cuentas bancarias offshore se perfilan como la perfecta solución.

  • Una de las razones, es que son un vehículo clave para el e-commerce. Importantes holdings como Ikea, Amazon, Apple o Google, utilizan cuentas bancarias offshore asociadas a sus negocios. Apuestan por éstas para realizar sus actividades empresariales internacionales y diversificar así sus inversiones.

  • Desde el punto de vista de la fiscalidad, se puede optimizar en el pago de impuestos, ya que en jurisdicciones offshore como Suiza, Luxemburgo, Panamá, Chipre, Delaware, Belice y Anguila, la carga impositiva es relativamente baja, sin ahogos y asfixias para el empresario.

  • Y desde el punto de vista de la protección, las cuentas bancarias offshore se consolidan como el mejor blindaje para sus bienes y activos, garantizando una máxima seguridad y privacidad. En caso de divorcios, pleitos o amenazas, con una cuenta bancaria offshore se pueden minimizar estos infortunios.

Consulta Privada

Consultores de Banca Privada internacional e independiente (0034) 91 290 75 25-ESPAÑA (0041) 225 18 10 98-SUIZA

Proceso de admisión KYC, ‘Know your Customer’

En este marco legal, los bancos han adoptado unas normas de admisión o KYC, (por las  siglas de su término en inglés, ‘Know your customer’), mucho más duras debido a todos los acuerdos mencionados anteriormente, como FATCA, SEPA u OCDE. Esto se traduce en que las entidades bancarias indagarán en quiénes son sus nuevos y antiguos clientes, a qué se dedican y de dónde proceden sus fondos, con la intención de evitar mantener relaciones comerciales con personas involucradas en delitos graves de lavado de dinero, terrorismo, corrupción gubernamental, delitos relacionados con drogas, entre otros.

Secreto bancario

En muchas jurisdicciones hasta ahora se disfrutaba de un total secreto bancario. Tras la firma del acuerdo de la OCDE con 51 países y jurisdicciones tributarias, se pone fin de manera progresiva y paulatina al secreto bancario y el control del fraude fiscal de manera efectiva.

Este acuerdo implica nuevas reglas en el intercambio automático de la información financiera. A partir de 2016, se implica el registro de los datos de todas las nuevas cuentas bancarias. Los intercambios rutinarios de información comenzarán a partir de septiembre de 2017.

Entre los países que se han comprometido a intercambiar información a partir del 2017, son en la totalidad los países de la Unión Europea, aunque se encuentran otros considerados paraísos fiscales, como Bermudas, Islas Caimán, Jersey, Maurio, entre otros.

Para no caer en la ilegalidad, toda apertura de cuenta bancaria offshore debe comunicarse a las Haciendas locales de países de residencia y de origen de los clientes.

En el caso de España, debe notificarse a través del modelo 720 de información a Hacienda y entregarlo al Banco de España.

El titular, representante, autorizado, beneficiario o la persona o entidad con poderes de disposición o titular real de la cuenta, está obligado a informar acerca de las cuentas en entidades financieras situadas en el extranjero, valores, derechos, seguros y rentas depositados, gestionados u obtenidos en el extranjero y sobre los bienes inmuebles y derechos sobre bienes inmuebles situados en el extranjero.

La normativa americana es más compleja debido al acuerdo FATCA, en el que se obliga a todas las entidades financieras de todo el mundo a informar sobre cuentas en el extranjero de personas y entidades sujetas por obligación personal a tributar en los Estados Unidos. Las instituciones financieras extranjeras con clientes norteamericanos, deberán suministrar información mediante el mecanismo de intercambio “automático”. Esta legislación va dirigida a ciudadanos americanos residentes fuera de EE.UU. y que obtienen rentas fuera del país.

La información requerida sobre sus clientes son ciertos datos personales (nombre completo, domicilio, número de identificación fiscal, modelos norteamericanos como el W9 o W8-BEN, pasaporte, green card, certificado de residencia, etc.), así como número de cuenta, balances y valores en cuenta, ingresos recibidos y  cargos o transferencias emitidas o recibidas.

Especializados en Suiza, Luxemburgo, España y América Latina. Hablamos español.

 

logotipo-foster-swiss-400