Aseguradoras suizas y seguros suizos

En muchos países suscribir una póliza de seguros como fondo para la jubilación puede tener ventajas fiscales.

En algunas jurisdicciones de alta tributación no es obligatorio declarar las aportaciones a seguros de vida. En general, esta forma de inversión permite diferir los impuestos hasta el cobro o rescate de la póliza. En algunos casos pueden disponerse instrucciones para el cobro de los herederos como si se tratara de un “trust”. También en algunos países las cantidades invertidas en seguros de vida no pueden ser reclamadas por acreedores. Además, existe un mercado común europeo de seguros que conviene explorar como forma de inversión, a lo que se une que los beneficios de los seguros están excluidos de la Directiva Europea del Ahorro.

Existen varios tipos de seguros: prima única, prima anual fija o prima anual variable.

Aunque los ofrecen también compañías de otras jurisdicciones, se trata de seguros que se suscriben preferentemente en aseguradoras suizas.

  • El dinero se acumula sin impuestos y con una tasa de interés moderada. Puede denominarse la inversión y la póliza en las principales divisas.
  • Tanto la prima de entrada como la prima anual (“annuity”) son de alrededor de seis mil euros, aunque no hay costes de suscripción.
  • El inversor puede ser tanto un particular como una empresa.

Para los residentes en países de alta fiscalidad es un producto inversor interesante, debido no sólo a los intereses que proporciona, que no son muy elevados, sino a que las primas pueden ser deducibles, según la legislación. A pesar de proporcionar dividendos, no computan como otros activos financieros. En algunos países la aportación a un seguro de prima única puede estar gravada con impuestos.

  • Al tratarse de un seguro, de acuerdo con la legislación suiza, no hay impuesto sobre las ganancias de capital.
  • La jurisdicción suiza garantiza los depósitos de los seguros de vida. La retirada de dinero es sin impuestos hasta que se alcanza una cantidad similar a la suma de las contribuciones.
  • Al no existir costes de suscripción, todo el dinero entregado pasa a ser invertido.
  • El capital y los intereses pueden, teóricamente, retirarse a partir del primer año.  Muchas personas los suscriben como fondo de jubilación. De hecho, pueden retirarse fondos en cualquier momento, aunque hay una penalización si se hace antes de cumplirse el primer año.
  • Puede pedirse el pago de intereses, mientras el principal continúa produciendo beneficios.
  • Se pude renunciar al capital de manera que se cobran anualidades y el principal pasa a los herederos.

Lo interesante desde el punto de vista de la protección de bienes es que, también según la ley suiza, ningún dinero depositado en una póliza puede ser reclamado en un tribunal por acreedores. Es decir, los fondos entregados están garantizados contra demandas y embargos, siempre que los beneficiarios sean cónyuges e hijos.

Conllevan costes de gestión propios de los servicios que presta la compañía de seguros. En algunos productos puede haber primas de entrada y comisiones anuales. Aunque no haya impuestos de capital, sólo el 75%-80% de dichas ganancias revierten a los inversores.

En conjunto, se trata de una inversión más bien conservadora, basada en productos inmobiliarios, tales como hipotecas, con pocos beneficios de capital. El riesgo es tan bajo como los intereses que se perciben, ya que las compañías de seguros suizas poseen una gran estabilidad y base financiera. El capital invertido pude utilizarse como colateral para un préstamo que realiza la propia compañía de seguros.

Algunas pólizas son de prima única (“single-premium policy”) y pueden ser denominadas en diferentes divisas. Estos productos se ofrecen en múltiples jurisdicciones además de en el país helvético, como por ejemplo en las Islas del Canal.

Fill out my online form