Constitución de sociedad offshore en Irlanda y Países Bajos

Los paraísos offshore en el corazón de Europa
L

a fiscalidad se ha convertido en un elemento determinante de la estrategia de las grandes multinacionales, siendo cada vez más común que éstas utilicen técnicas de planificación fiscal internacional para optimizar sus recursos o lo que comúnmente se llama pagar menos impuestos.

¿Por qué con Foster Swiss?

S
on muchos los motivos de ponerse en manos de una consultora de larga trayectoria y tradición suiza que le ayudará a gestionar de forma eficiente su patrimonio.

  • Somos consultores de banca privada internacional independientes que ofrecen una alta flexibilidad.
  • Disponemos de una larga trayectoria y expertise profesional que nos avalan como especialistas financieros.
  • Realizamos todas nuestras gestiones desde nuestras oficinas en Madrid y Ginebra.
  • Ofrecemos una atención bilingüe (español e inglés) personalizada y a medida de cada cliente.
  • 100% discreción y confidencialidad asegurada.





    La trampa de la sociedad offshore en Irlanda y Países Bajos para trading

    Sin embargo, se utilizan en muchos casos por pequeñas y medianas empresas de e-commerce que colocan una sociedad offshore en Irlanda o Países Bajos para reducir su factura fiscal a escondidas de las Haciendas tributarias de sus países de origen. Nada más lejos de la realidad, ya que las administraciones tributarias y organismos internacionales persiguen estas acciones a pequeña escala a través de medidas de control y duras sanciones económicas a quién sorprendan evadiendo impuestos.

    El sandwich holandés y el doble irlandés, el menú diario de las corporaciones

    D

    os de los sistemas más conocidos y polémicos para eludir el pago de impuestos son el sándwich holandés y el doble irlandés, a través del cual, las multinacionales tecnológicas, como Google o Apple se ahorran millones de euros en impuestos de forma absolutamente legal.

    Se trata de una técnica basada en enviar las ganancias primero a través de una sociedad irlandesa con destino a una empresa holandesa, para a continuación, enviar el capital a una segunda compañía irlandesa de nuevo. Una sencilla estrategia que ha permitido a las grandes multinacionales reducir sus obligaciones fiscales y que es una de las muchas que existen para proteger los activos de las empresas de la presión exterior por parte de las Administraciones. Ambos funcionan combinados. Por un lado, el doble irlandés permite el traslado de los beneficios de estas empresas hacia territorios de baja o nula tributación, o mejor dicho, a paraísos fiscales.

    ¿Qué paraísos fiscales usan las grandes empresas del Ibex35?

    D

    elaware, Holanda e Irlanda son los paraísos fiscales más utilizados por las empresas del índice español Ibex 35 para crear sociedades offshore y trasladar allí sus filiales. Desde 2009 a 2014, las filiales de éstas aumentaron un 227%, pasando de 272 a 891 filiales.

    Es el caso por ejemplo de Ikea, Starbucks, Google, Microsoft,  Apple o Facebook, que a través de ciertos vacíos o lagunas legales existentes en estos países se benefician de una tributación escasa o nula en algunos casos.

    Para ello, utilizan algunas estrategias de planificación fiscal agresiva, catalogadas así por el resto de socios de la Unión Europea y por otros países del mundo, ya que las consideran competencia desleal.

    Sandwich holandés y doble irlandés: así sortean los impuestos las multinacionales

    F

    unciona mediante la creación de una sociedad offshore en Irlanda y otra con sede en un territorio de escasa tributación, siendo ésta última propietaria de los derechos intelectuales. La matriz irlandesa será la encargada de comercializar los productos de la compañía y de recibir los ingresos de todo el mundo. Ésta paga unas cantidades altísimas a la compañía situada en el paraíso fiscal por el uso de los derechos intelectuales, lo que se traduce en que los beneficios tributados en Irlanda son escasos. Combinado con elsándwich holandés se permite también evitar el pago de los beneficios en Irlanda a través del pago de “royalties” a una sociedad constituida en Holanda.

    Como se ha visto, uno de los sectores que recurre a estas técnicas es el tecnológico debido a que estas compañías pueden trasladar gran parte de sus beneficios a otros países mediante la ubicación de derechos de propiedad intelectual en cualquier filial extranjera hacia donde quieran dirigir las ganancias. Unas técnicas consideradas de planificación fiscal agresivay que han sido objeto de duras críticas por parte de Estados Unidos y la Unión Europea cuando descubrieron que se pueden mover miles de millones de euros exentos de impuestos.

    El pasado 2015, Irlanda cambió su legislación para eliminar el doble irlandés, sin embargo, las empresas que ya lo operaban en el país podrán seguir practicándolo hasta 2020, tiempo suficiente para que se cree un nuevo sistema tributario en algún paraíso fiscal para las empresas.

    ¿Qué tipo de banca privada existe en Irlanda y Países Bajos?

    Lucha contra la planificación fiscal agresiva

    E

    En los últimos años, la necesidad de prevenir y combatir las prácticas de planificación fiscal agresiva ha ocupado un papel central en la agenda de los principales organismos como OCDE o Unión Europea, así como las Administraciones tributarias de los distintos países, como la de Estados Unidos, a través de FATCA.

    La OCDE lleva años elaborando un modelo complementario de cumplimiento tributario cooperativo, dirigido a prevenir el fraude, la elusión fiscal y la planificación fiscal agresiva.

    Medidas anti-holding para las sociedades offshore europeas

    El Proyecto Erosión de la Base Imponible y la Transferencia de Beneficios (BEPS, por sus siglas en inglés), es una Reforma del sistema tributario internacional para frenar la elusión fiscal por parte de las grandes multinacionales. Dota a los distintos estados de soluciones para limitar los “vacíos normativos”, existentes a nivel internacional que permiten que los beneficios de las compañías desaparezcan o sean trasladados hacia jurisdicciones de baja o nula tributación, dónde no se desarrolla una actividad económica.