Reino Unido ¿nuevo paraíso fiscal tras el Brexit?

El Brexit y las sociedades offshore en Reino Unido

La mayoría de los actores financieros se mantienen expectantes ante la nueva etapa que se avecina en el Reino Unido tras haber ganado el ‘Brexit’. El imperio financiero que se gestiona desde la city londinense y que la convierte en la principal plaza del mundo en este sector puede que esté tambaleándose.

Para evitar posibles fugas de capitales el Gobierno ha impulsado una serie de medidas como bajar el impuesto de sociedades por debajo del 15% con la intención de igualar el de Irlanda, el más bajo de toda la Unión Europea y posible destino de las compañías.

Reino Unido podría convertirse en el nuevo paraíso fiscal de Europa tras la celebración del Congreso del partido conservador en octubre cuando se conozcan las primeras medidas en materia fiscal. La capital británica opta por ser un foco de atracción de capitales, por lo que bajará los impuestos y romperá con el acuerdo de intercambio de información fiscal con Europa.

Fill out my online form
TAX HAVEN UK
La city de Londres, ciudad sin ley para el blanqueo de capitales en 2016

El principal fundamento que sustenta esta acusación es que el Gobierno no ha conseguido cumplir su promesa de cerrar los paraísos fiscales administrados por el Reino Unido y ha permitido a las grandes fortunas utilizar el mercado inmobiliario para blanquear dinero. Una de sus consecuencias más notorias es la hiperinflación en el mercado de la propiedad.

Según diversos expertos la ciudad de Londres es el centro de lavado de dinero del mundo del narcotráfico. Los bancos y los servicios financieros británicos han ignorado las llamadas reglas KYC (Know your Customer) diseñadas para frenar la capacidad de los criminales para lavar el producto del crimen.

La Agencia Nacional del Crimen del Reino Unido afirma que miles de millones de dólares no paran de salir del país y son lavados con la complicidad de los bancos del Reino Unido.

Irónicamente a pesar del papel activo que desempeña el Reino Unido en el desarrollo de estándares internacionales para combatir el lavado de dinero, este problema continúa siendo una potencial amenaza para la economía y la reputación británica.

¿Cómo funciona el blanqueo de capitales en Londres?

¿Por qué una sociedad offshore en Reino Unido no paga impuestos?

El principal motivo por el que una sociedad no paga impuestos es la no declaración de la sociedad en el país de origen. Si a esto le añadimos los servicios fiduciarios o trust tan desarrollados que posee la city de Londres es muy difícil llegar al beneficiario real que está detrás de nombres de otras personas que no poseen ningún poder de decisión.

Las sociedades británicas fueron las compañías offshore más elegidas en 2016

En el Reino Unido, las sociedades más demandadas han sido las LLP (Limited Liability Partnership). Éstas no están sujetas a ningún impuesto por su actividad desarrollada fuera del territorio nacional (a condición de que las rentas se mantengan en el extranjero). No obstante, las LLP disfrutan de todas las típicas ventajas de una sociedad offshore sin ser tal, a menos que sean administradas por una fiduciaria (lo que no las haces competitivas por el alto costos). Sin embargo, en este caso, se arriesgan a ser investigadas por Hacienda en cuanto empresas de la Comunidad Europea.

A las autoridades les llamaría inmediatamente la atención una sociedad europea que no tenga un CIF. Además, estas sociedades deben cumplir con unas series de exigencias contables que las convierten en estructuras poco prácticas y arriesgadas. Operar en Europa con una sociedad del Reino Unido sin tener CIF es impensable, arriesgado y temerario. Además es difícil encontrar un representante fiscal por el alto riesgo. Sin embargo todo esto puede cambiar

711239ffaec95fa0ed7eea94693c6e96
El Micro-Imperio británico offshore

Existe un grupo de jurisdicciones extraterritoriales con fuertes enlaces a Gran Bretaña.

Estas jurisdicciones incluyen Guernsey, Jersey, Isla de Man, las Islas Caimán, Gibraltar y las Islas Vírgenes Británicas. Se dividen en dos categorías: Dependencias de la Corona (Isla de Man, Guernesey y Jersey) y Territorios Británicos de Ultramar (Islas Caimán, Islas Vírgenes Británicas, Bermudas, Malvinas y Gibraltar). Hay diferencias sutiles en sus relaciones con el Reino Unido. Uno de los centros financieros offshore con especial preocupación es Gibraltar, debido a temores de que una salida de la UE podría alentar a España, que ha tenido disensiones históricas en Gibraltar, para intentar absorberlo. Gibraltar emitió un informe advirtiendo que el Brexit podría dañar sus intereses.

Lo que está en juego es si estos centros financieros internacionales serán perjudicados o beneficiados por el Brexit. En líneas generales, los centros financieros internacionales piensan que la incertidumbre es un obstáculo para los negocios y que, si hay un voto Brexit, esto podría afectar las transacciones para el período posterior al resultado y la eventual salida del Reino Unido.

Territorios Británicos de Ultramar

Territorios de la Corona

anguilla

Anguila

Gibraltar

british-virgin-islands

Islas Vírgenes

Islas Caimán

bermuda

Bermudas

Islas Malvinas

guernsey

Jersey

jersey

Guernesey

isle-of-man

Isla de Man

Reino Unido, la jurisdicción onshore con banca offshore

Desde mediados de los sesenta, la City sacó provecho de un estatus de centro offshore, específico para no residentes, el único mercado financiero del mundo donde se realizaban transacciones en moneda no local. La política tributaria británica incentivó la creación en Londres de un mercado para los dólares en manos de no estadounidenses como fueron los eurodólares cuyo abastecimiento quedaba garantizado por las ambiciosas empresas multinacionales y el déficit comercial de los EEUU. En resumidas cuentas, Londres se convirtió en una extensión offshore de Nueva York, creando un gran mercado en eurodólares que le ha hecho ser ahora el mayor centro financiero internacional.

British Empire-Fullarton-1855
_47575192_img_0056
Secreto Bancario

El Índice de Secreto Financiero muestra que el Reino Unido es el actor global más importante en el mundo del secreto financiero. Aunque el Reino Unido se posiciona en el ránking de jurisdicciones con un secreto bancario fuerte en el puesto 21, en realidad se trata de una metrópoli que apoya y controla una red de tradicionales jurisdicciones con secreto bancario en todo el mundo, desde las Islas Caimán y Bermudas a Jersey y Gibraltar. Si se hubiera tenido en cuenta toda la red británica, fácilmente superaría el primero de la lista: Suiza.

Servicios Wealth Management surgidos a raíz de la crisis

Muchas empresas de gestión de activos y de patrimonios independientes brotaron a raíz de la crisis financiera en un mundo en el que las fronteras entre las industrias de servicios financieros tradicionales están ahora borrosas y el apetito y acceso al capital es más feroz que nunca.

Las regulaciones cada vez más rigurosas están ahora compartidas por Reino Unido y varias jurisdicciones y existen requisitos más complejos de intercambio de información fiscal como FATCA. Ahora en vigor, los gestores del assets & wealth management intentan combinar sus tendencias empresariales naturales con un acercamiento mucho más cauteloso y obediente a divulgar los métodos de su funcionamiento y sobre su actitud ante la gestión del riesgo.

En respuesta, muchas empresas están revisando sus objetivos de crecimiento, modelos operativos y reevaluando su cultura y la forma en que llevan a cabo sus actividades comerciales.

lloyds-building-city-of-london-banks-architecture-east-ec

Los servicios fiduciarios adaptados a la common law: los trusts

4934859-london-city-images

En Reino Unido no se ofrecen servicios fiduciarios al uso como podemos encontrar en otras jurisdicciones. Si bien es cierto, que al ser el país de origen de la common law los acuerdos fiduciarios están regulados bajo la figura de los trust.

Sin embargo, estos servicios son reticentes a ser prestados a ciudadanos europeos por el riesgo que ello conlleva. Aún así son muy atractivos debido a los beneficios fiscales.