La constitución del vehículo jurídico adecuado en la jurisdicción adecuada es paso imprescindible para contemplar proyectos de éste tipo. Las implicaciones fiscales y legales son muy altas y dar la forma adecuada a la entrada de los fondos y su gestión debe ser revisado profundamente contando con consultores especialistas.

Ofrecemos sociedades anónimas con capital de 100.000 francos con las siguientes posibilidades de gestión.

Licencias Financieras en Suiza

Nuestra presencia y cercanía en Suiza nos hace sencilla y altamente efectiva la tramitación de los tipos de licencias financieras requeridas para la consultoría y manejo de activos bajo la legislación Suiza.

Los organismos de referencia principales son la FINMA y la OAR-G.

Existen diferente tipos y figuras de permisos y licencias y es altamente recomendable contar con la experiencia y cercanía de gestores Suizos que puedan tramitar el expediente, conseguir la licencia y hacer el correcto y obligado mantenimiento anual de la operativa impuesta por las autoridades Suizas.

No es excesivamente complicada de conseguir en cuánto a requisitos (depende del tipo) y si es importante el mantenimiento por parte de la junta directiva de las observaciones legales y sobre blanqueo de capital afectas a éste tipo de licencias.

Autorizaciones Oar-g.

El Oar-g es el organismo de autorregulación de los grandes patrimonios en Suiza. Una asociación con sede en Ginebra, sin fines de lucro y que ha sido reconocida como una organización de autorregulación en la LMA por la Autoridad Federal competente.

La estabilidad política y un sistema democrático directo en Suiza, le ha permitido convertirse en uno de los más sofisticados e importantes centros financieros del mundo. Su pragmatismo en el manejo de asuntos complejos y su apertura a la influencia del mundo, ha convertido a Suiza en uno de los países más abiertos para los negocios.

El Oar-g es una organización de autorregulación autorizada por la Autoridad de Supervisión del Mercado Financiero Suizo (FINMA), por lo tanto, cualquier intermediario financiero (persona física o jurídica) que profesionalmente acepte depósitos o ayude a invertir o transferir activos pertenecientes a terceros, tiene la obligación de unirse a una organización aprobada por la FINMA, como por ejemplo: el Oar-g.

 

Formulario de contacto