Paraísos Fiscales

Los paraísos fiscales son jurisdicciones que ofrecen una fiscalidad favorable, así como, otras condiciones ventajosas a sus contribuyentes. No hay una definición generalmente aceptada de lo que convierte a un país en un paraíso fiscal pero las actividades que se asocian con tales lugares van más allá, de los bajos impuestos.

Tradicionalmente se asocia a aquellos países o jurisdicciones que ofrecen importantes incentivos fiscales y donde apenas se deben pagar impuestos. La siguiente deficinición puede dar cuenta de esta característica: “Se trata de jurisdicciones donde determinados tributos tales como el impuesto de sucesiones o el de la renta tienen unas tasas extremedamente por debajo de la media”

Otras, se refieren a un estado, país o territorio que mantiene un régimen de secreto financiero que permita a las personas ocultar activos o ingresos para evitar o reducir los impuestos en el país de origen. Algunos se refieren a ellos como “jurisdicciones secretas u offshore” en vez de “paraísos fiscales“. Además existe un Índice de Secreto Financiero que ordena a cada país en un escalón del ránking en función de su tamaño y del grado de secreto que se ofrece.

Las ganancias por bienes inmobiliarios (como por ejemplo alquileres) también pueden ser ocultados en paraísos fiscales. Si las empresas (sociedades offshore) ubicadas en el paraíso fiscal (y propietarias del bien inmueble situado en un país de elevados impuestos) tributan estos bienes a una tasa del 0% en la jurisdicción offshore ya no tienen que pagar en el país donde la propiedad está ubicada. Existen otros impuestos relacionados con la propiedad como el Impuesto de Sucesiones, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales o el impuesto anual de bienes raíces que no pueden evitarse sencillamente porque se gravan en el país donde se encuentra la propiedad.

CONSEJO DE FOSTER SWISS

Tanto las personas físicas como jurídicas pueden establecer subsidiarias ficticias en dichos territorios, o bien, trasladar su residencia fiscal a jurisdicciones de baja tributación. Cada jurisdicción puede ser el refugio ideal para diferentes tipos de impuestos así como para cada tipo de persona física o jurídica.

Fill out my online form

¿Qué es un paraíso fiscal?

De acuerdo con algunas definiciones el rasgo central de un paraíso fiscal es que su legislación puede ser utilizada para evadir o eludir las leyes o reglamentos de otras jurisdicciones fiscales. La Government Accountability Office (GAO) del Gobierno de EE.UU. en su informe de Diciembre de 2008 sobre el uso de paraísos fiscales por empresas estadounidenses, fue incapaz de encontrar una definición satisfactoria de un paraíso fiscal, pero considera las siguientes características como indicativo:

  • Impuestos nominales.
  • Falta de un efectivo intercambio de información tributaria con las autoridades fiscales extranjeras.
  • Ausencia de transparencia en la aplicación de disposiciones legislativas, jurídicas o administrativas;
  • No existen requisitos para una presencia local efectiva 
  • Auto-promoción como un centro financiero offshore.

A partir de febrero de 2008, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) identificó tres factores clave para considerar si una jurisdicción es un paraíso fiscal:

  • Impuestos nominales o sin impuestos: Los paraísos fiscales imponen sólo los impuestos nominales o, a veces, ninguno  y se presentan a sí mismos como un lugar para ser utilizado por los no residentes para escapar de los altos impuestos en su país de residencia.

  • Protección de la información financiera personal: Típicamente los paraísos fiscales disponen de leyes o prácticas administrativos para que empresas y particulares puedan beneficiarse de reglas estrictas y otras protecciones contra el escrutinio de las autoridades fiscales extranjeras. Esto evita la transmisión de información sobre los contribuyentes que se benefician de opacidad en la jurisdicción de baja tributación.

  • La falta de transparencia: La falta de transparencia en el funcionamiento de las disposiciones legislativas, jurídicas o administrativas es otro factor que se utiliza para identificar los paraísos fiscales. La OCDE ve con preocupación que la información que necesitan los fiscos extranjeros para determinar la situación de un contribuyente esté disponible. La falta de transparencia en un país puede hacer que sea difícil, si no imposible, para otras autoridades fiscales poder aplicar sus leyes de forma eficaz.

Sin embargo, la OCDE descubrió que su definición también aludía a ciertos aspectos de los sistemas fiscales de algunos de sus miembros como Estados Unidos o Reino Unido (algunos países tienen bajos o nulos impuestos y están delimitados para ciertos grupos). Por ello, su trabajo posterior se ha centrado en el aspecto de intercambio de información.

Para decidir si un país es o no un paraíso fiscal, el primer factor a considerar es si existen o no impuestos y si estos son de tipo nominal. También hay que determinar si existe un intercambio de información y transparencia. La OCDE reconoce que cada jurisdicción tiene derecho a determinar si procede a imponer impuestos directos y, si es así, determinar cuál es la tasa fiscal correspondiente.

Tipos de paraísos fiscales

Con el fin de evitar o reducir los impuestos muchas multinacionales pueden utilizar varios tipos de paraísos fiscales. Hay tres categorías de paraísos fiscales:

  1. Paraísos fiscales primarios: La ubicación del capital financiero se evapora. En estos lugares se suelen ubicar muchas sociedades offshore que han obtenido los derechos para adquirir los beneficios de la propiedad intelectual corporativa mediante transferencias de la empresa matriz.
  2. Semi-paraísos fiscales: Jurisdicciones que producen bienes destinados a ser vendidos y comercializados principalmente fuera de sus límites territoriales. Además, tienen regulaciones flexibles para estimular el crecimiento del empleo, mediante zonas de libre comercio.
  3. Paraísos fiscales conducto: Son lugares en los que se recogen ingresos por ventas, realizadas principalmente fuera de sus fronteras, y luego distribuidos.  Los semi-paraísos fiscales  les reembolsan los costes reales del producto, tal vez con un bien marcado.

Las grandes corporaciones multinacionales pueden tener docenas de tales entidades en paraísos fiscales que interactúan entre sí. Se puede afirmar que no se pueden colocar a todos los paraísos fiscales en una sola deficinión. Incluso una mayor transparencia no puede cambiar la efectividad de la evasión de impuestos corporativos.

La lista definitiva

En la cumbre del G20 de Londres del 2 de abril de 2009, los países del G20 acordaron definir una lista negra para los paraísos fiscales, que se segmentaría de acuerdo con un sistema de cuatro niveles, basado en el cumplimiento del estándar internacional de intercambio automático de información fiscal para combatir la opacidad. Los cuatro niveles son:

  1. Los que han implementado sustancialmente la norma (incluye la mayoría de los países, pero China aún excluye Hong Kong y Macao).
  2. Los paraísos fiscales que se han comprometido a instaurar la norma (incluye Montserrat, Nauru, Niue, Panamá y Vanuatu)
  3. Los centros financieros que se han comprometido a aplicar la norma (incluye Guatemala, Costa Rica y Uruguay), pero aún no se han aplicado plenamente.
  4. Aquellos que no se han comprometido a  cumplir la norma.

Los países del nivel inferior se clasificaron inicialmente como “paraísos fiscales no cooperativos“. Uruguay fue inicialmente clasificado como no cooperativo. Sin embargo, ante la apelación, la OCDE declaró que cumplía las normas de transparencia fiscal y, por consiguiente, la promovió. Filipinas tomó medidas para retirarse de la lista negra y el primer ministro de Malasia Najib Razak había sugerido anteriormente que Malasia no debería estar en el nivel inferior.

En abril de 2009, la OCDE anunció que Costa Rica, Malasia, Filipinas y Uruguay habían sido eliminados de la lista negra después de haber hecho un compromiso total de intercambiar información con las normas de la OCDE. El ex Presidente de Francia Nicolas Sarkozy solicitó que Hong Kong y Macao volvieran a ser incluidos en la lista por separado de China, que todavía no se incluyen de forma independiente, aunque se espera que se agregarán en una fecha posterior.

El primer ministro luxemburgués Jean-Claude Juncker ha criticado la lista, afirmando que no tiene “credibilidad”, por no incluir a varios estados de los Estados Unidos que proporcionan infraestructura de constitución de socieades offshore que son inseparables de los aspectos que ofrecen paraísos fiscales puros a los que se opone el G20. A partir de 2012, 89 países han implementado reformas suficientes para ser incluidas en la lista blanca de la OCDE. Curiosamente, según  la ONG Transparencia Internacional, la mitad de los países menos corruptos eran paraísos fiscales

Elegir una jurisdicción offshore  es un proceso tan complejo como la elección de un traje Tiene que adaptarse a la medida del que lo solicita. Entre otros factores influyen, la cantidad de activos financieros, mobiliarios, etc…, la nacionalidad del titular así como otras características que nuestro equipo de profesionales estudiará para adaptarnos a sus caso concreto.

Productos que ofrecen los paraísos fiscales

RESIDENCIA FISCAL

Desde principios del siglo XX, muchos individuos de jurisdicciones de elevada tributación han tratado de reubicarse en jurisdicciones de baja tributación. En la mayoría de los países del mundo, la residencia es la clave principal que determina que impuestos se van a aplicar en cada caso. Las jurisdicciones de baja tributación pueden imponer impuestos muy bajos no podrán gravar sobre las ganancias de capital ni tampoco dispondrán de impuesto de sucesiones. Generalmente las personas físicas no podrán regresar a su país anterior durante unos pocos días al año. También se les suele llamar exiliados fiscales.

LOCALIZACIÓN DE LA EMPRESA

Las personas jurídicas, por el contrario, no disponen de esa movilidad de las personas físicas. Sin embargo, nuevas sociedades pueden constituirse en un país de su elección. Cada empresa puede establecer sociedades offshore subsidiarias en muchas jurisdicciones, algunas con fines de negociación y planificación fiscal con cierta justificación. Esto les permite beneficiarse de la variedad de leyes, reglamentos, tratados y Convenios de Doble Imposición en distintos países dentro del marco legal. Sólo en casos extremos van a mover su sede corporativa formal.

TITULARIDAD DE ACTIVOS

La tenencia de activos implica utilizar un fideicomiso offshore o sociedad offshore, o bien un fideicomiso (también llamado trust) puede ser propietario de una empresa. La empresa o el trust se formarán en un paraíso fiscal, y por lo general se administran y residen en otro país distinto. La función es la de mantener activos, a través por ejemplo, de una cartera de inversiones bajo gestión, o bien, empresas comerciales, activos físicos, tales como bienes muebles o inmuebles valiosos. La esencia de tales disposiciones es que al cambiar la propiedad de los activos a la sociedad offshore que no es residente fiscal en la jurisdicción de altos impuestos dejarán de ser activos gravables en esa jurisdicción. Con ello se pretende evitar el pago de algunos impuestos. Para ello, algunos individuos transfieren su casa a una compañía offshore. Las acciones de esta empresa pueden establecerse en un fideicomiso. Además cuando el titular fallezca los activos pasarán a sus herederos sin tener que pagar ningún Impuesto de Sucesiones. Este tipo de trasvases de patrimonio funcionan más con activos intangibles frente a los bienes inmobiliarios.

ACTICIVIDADES COMERCIALES

Muchos negocios no requieren de una ubicación geográfica específica ni tampoco necesitan un tedioso trabajo de establecimiento en una jurisdicción. El principal objetivo es minimizar la presión fiscal. Nos estamos refiriendo a empresas de seguros y reaseguros así como a muchas otras empresas que ofrecen sus servicios a través de Internet (e-commerce)

En los años 1970 y 1980 se conocen los primeros grupos de sociedades que constituyen sociedades offshore con el objetivo de “refacturación”. Es su única razón de existencia sin realizar ningún tipo de función económica. De esta forma el beneficio aparece en la sociedad subsidiaria en el paraíso fiscal por lo que no está sometido a presión fiscal. Con ello, los beneficios se desvinculan de la empresa que factura en la jurisdicción de alta tributación.

La clave está en los precios de transferencia que deben pagar las empresas que facturan en jurisdicciones offshore a las subsidiarias de los paraísos fiscales en concepto de propiedad inteletual y tecnológica. Actualmente se está intentando luchar contra esta práctica en los códigos tributarios de muchos países.

INTERMEDIARIOS FINANCIEROS

Gran parte de la actividad económica en los paraísos fiscales pertenece al setor financiero. En estas jurisdicciones se ofrecen todo tipo de productos, tales como fondos de inversión, banca, seguros de vida y pensiones. Los fondos se suelen depositar en la jurisdicción offshore donde el intermediario se encargará de o bien prestar el dinero o invertirlo (a menudo en una jurisdicción de altos impuestos).

En el sector offshore se ha estimado que más del 75% de los hedge funds del mundo, probablemente la forma más arriesgada de los vehículos de inversión colectiva, están domiciliados en las Islas Caimán, con cerca de 1,1 billones de dólares de activos estadounidenses bajo gestión.

ACCIONES AL PORTADOR

Las acciones al portador ofrece confidencialidad a sus titulares. Por esta razón, ha levantado críticas por ser una herramienta que también puede facilitar el lavado de dinero y la evasión de impuestos. Además, estas acciones también están disponibles en algunos países de la OCDE, así como en el estado de Wyoming (EE.UU).