Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Residencia fiscal

La residencia fiscal es un concepto básico para determinar la potestad tributaria de un país. De esta manera, los países están capacitados para hacer tributar por las rentas obtenidas por los residentes fiscales del país en cualquier sitio del mundo, o por las rentas obtenidas en el país por los no residentes, pero nunca podrán hacer tributar por aquellas rentas obtenidas por no residentes fuera del país.

Para llevar a cabo esto, los estados establecen amplios criterios para logar un mayor número de residentes fiscales a los que hacer tributar por sus rentas. Así, es posible que una misma persona sea residente fiscal de varias jurisdicciones al mismo tiempo.

Cuando según la normativa interna una misma persona sea considerada residente fiscal de varios países a la vez, se produce un conflicto de doble residencia fiscal. En caso de que exista convenio para evitar la doble imposición se resuelve este caso con la aplicación de la cláusula sobre residencia fiscal. Esta cláusula establece que una persona será residente del país se cumpla el primer criterio. Los criterios (tie-breaker rules) se aplican por orden y el primer criterio que se cumpla sólo para un país determinará la residencia fiscal en dicho país. Estos criterios son:

  1. País dónde se disponga o sea utilizado como vivienda de forma permanente (en propiedad, alquiler, cesión…)
  2. País dónde radique el centro de intereses económicos (patrimonio, rentas, pensiones) y personales (familia, amigos…)
  3. País dónde se resida habitualmente
  4. País de donde se tenga la nacionalidad
  5. De no ser ninguna de las anteriores, existe un mecanismo por el que los países de mutuo acuerdo indican dónde será residente

Existen países que ofrecen mejores servicios, es decir, prestaciones favorables para atraer residentes a su territorio residentes fiscales. Se consolidan como paraísos ideales para disfrutar de ventajas fiscales, sociales, en materia judicial, entre otras. Portugal, Reino Unido, España, Suiza, Luxemburgo, Estados Unidos y Emiratos Árabes ofrecen un nivel y calidad de vida que no se encuentran en otras jurisdicciones y por tanto, se establecen como los mejores países para solicitar la residencia fiscal.

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Residencia fiscal en Suiza

Suiza es un destino ideal para solicitar la residencia fiscal, ya que goza de una ubicación estratégica en el centro de Europa y de una estabilidad económica y política envidiable. Cuenta con los mejores servicios sociales, garantizando así una calidad de vida ideal.

No es obligatorio ser residente fiscal en Suiza para llevar a cabo negocios en el país. Existen estructuras mercantiles que no requieren residentes en Suiza, como la Sociedad Anónima, sin embargo, otras formas si requieren que el dueño sea residente en el país.

Cualquiera que trabaje o tenga un negocio en Suiza, o viva en la jurisdicción por más de 180 días de cualquier año, se clasifica como residente a efectos fiscales. Las empresas residentes en Suiza pagan el impuesto sobre su renta mundial, mientras que las sociedades no residentes sólo pagan lo concerniente a sus ingresos de origen suizo.

Los extranjeros que se instalen en Suiza por primera vez o después de una ausencia de al menos diez años y que no ejerzan una actividad lucrativa (independiente o por cuenta ajena) en el país helvético, tienen la opción de pagar sus impuestos a través de un régimen fiscal especial denominado forfait fiscal, “impuesto sobre el tren de la vida en Suiza” o “impuesto sobre el gasto en Suiza”.

Además, los contribuyentes por forfait fiscal residentes en Suiza pueden beneficiarse de los convenios de doble imposición, si bien, algunos convenios acordados por Suiza con algunos países (Alemania, Austria, Bélgica, Italia, Noruega, Canadá y Estados Unidos), exigen que éstos incluyan en su declaración suiza todas las rentas o rendimientos procedentes del país extranjero en cuestión para poder beneficiarse de los convenios.

residencia-en-luxemburgo

Residencia fiscal en Luxemburgo

Hay que tener en cuenta que, a diferencia de la libre circulación de trabajadores y de la libre circulación de personas, en Luxemburgo la residencia no es un derecho absoluto e incondicionado. Existen tres tipos de residencias:

  1. Residencia inferior a 3 meses: los ciudadanos de la Unión tienen derecho a residir por tiempo inferior a tres meses
  2. Residencia entre 3 meses y 5 años: tienen derecho a residir quienes trabajen por cuenta ajena, sean estudiantes y cuenten con seguro médico y medios económicos
  3. Residencia permanente: transcurridos 5 años de residencia legal, todos tienen derecho a la misma asistencia social que los nacionales

El sistema tributario en Luxemburgo distingue entre residentes y no residentes. Los residentes se les grava su renta en todo el mundo, mientras que los no residentes solo tributan por los ingresos procedentes del país local.

El año fiscal en Luxemburgo empieza el día 1 de enero y finaliza el 31 de diciembre. Los residentes fiscales en el Gran Ducado pagan impuestos sobre diferentes tipos de ingresos, como los ingresos de negocio (ganancias netas de comercio, así como los ingresos agrícolas y forestales), los derivados del empleo (incluye salario, vivienda, coche de empresa, etc.), de las pensiones y la inversión (interés y dividendos) y los ingresos obtenidos del alquiler de bienes e ingresos de la venta de bienes y otros activos.

Luxemburgo tiene firmados más de 50 tratados fiscales para evitar que los residentes paguen impuestos sobre los mismos ingresos en más de un país.

Residencia fiscal en Reino Unido

Londres ofrece atractivas ventajas para aquellos que soliciten la residencia fiscal en el territorio. Los estatus fiscales más ventajosos en Reino Unido son: “Non-doms” (Residentes no Domiciliados) y “Not Ordinarily Residents” (Residentes No habituales). Aproximadamente, 65.000 personas se benefician de este tratamiento fiscal privilegiado.

Los Residentes No Habituales, pueden optar por diferir el pago de impuestos sobre sus ingresos extranjeros hasta el momento de su remisión al Reino Unido. Sin embargo, deben pagar el impuesto sobre la renta obtenida en Reino Unido y sobre las ganancias de capital obtenidas en el extranjero, a menos que tengan el estatus de Non-doms, no domiciliados.

Hasta abril del 2008, una persona considerada residente en Reino Unido, pero no domiciliada en el país (“Non-doms”), podría beneficiarse con un tratamiento fiscal favorable, en el cual, el impuesto sobre las ganancias aplicable sobre la renta de fuente extranjera, sólo tributaba al ser remitido al Reino Unido. Siempre que los individuos residentes no domiciliados dejaran sus ingresos en el extranjero no resultaban gravados en Reino Unido. Si estos remitían sus ingresos o ganancias obtenidas en el exterior al Reino Unido, debían pagar el correspondiente impuesto.

La regla general para determinar la residencia fiscal en Reino unido viene determinada por la permanencia:

  • De más de 183 días en Reino Unido en un año fiscal.
  • De un promedio de 91 días al año o más, durante cuatro años fiscales.
  • Si tiene vínculos familiares, sociales (pertenencia a clubes…), comerciales, etc.
residencia-en-españa

Residencia fiscal en España

Es habitual pensar que pedir el permiso de residencia en España es un proceso costoso y en el que se expondrá a los impuestos españoles, y que en cambio, los residentes pueden evitar. En realidad, es todo lo contrario. La residencia fiscal en España le aportará una serie de beneficios, entre ellos, acceso libre a los 27 países de la Unión Europea. Además, podrá disfrutar de una estancia ilimitada. Si usted reside la mayor parte del año como no residente, está violando la ley, ya que la estancia turística, incluso para un ciudadano de la Unión Europea se limita a 180 días por año. Si sobrepasa este límite podría ser multado.

España es uno de los mejores lugares del mundo para vivir, gracias a su excelente calidad de vida, envidiable clima, ciudades históricas, así como un sistema sanitario considerado como uno de los mejores del mundo. Una oportunidad para establecer una empresa en un sistema fiscal corporativo moderno y competitivo. El impuesto sobre sociedades en España es del 30%, aunque las pequeñas y medianas empresas gozan de un tipo reducido, las pequeñas al 20% para los beneficios hasta 300.000 euros y del 25% para beneficios que superen esa cantidad y las medianas, del 25% hasta 300.000 euros y del 30% para beneficios superiores.

Una persona física es residente en territorio español cuando se dé cualquiera de las siguientes circunstancias:

  • Permanecer más de 183 días, durante el año natural, en territorio español.
  • Radicar en España el núcleo principal o la base de sus actividades o intereses económicos de forma directa o indirecta.
  • Que resida habitualmente el cónyuge no separado legalmente y los hijos menores de edad que dependan de esta persona física.

Residencia fiscal en Estados Unidos

Green Card

La Tarjeta de residencia permanente en Estados Unidos, conocida como Green Card, es un documento de identidad para residentes permanentes en Estados Unidos que no posean la nacionalidad estadounidense. Los poseedores de la Green Card tienen derecho a residir y trabajar en el país, no obstante, deben mantener el estatus de residente en EE.UU., aunque puede ser retirada si se demuestra que se han cometido determinados delitos. En la tarjeta se incluye el nombre del titular, una fotografía y otra información de carácter personal.

Una vez obtenga la green card, automáticamente se convierte en residente fiscal de Estados Unidos, a partir del año que recibe la tarjeta verde, y debe declarar la totalidad de sus ingresos. Tendrá que declarar los ingresos tanto de su trabajo dentro del país, así como todas las ganancias que reciba de inversiones o actividades desarrolladas fuera de las fronteras de Estados Unidos. Tendrá que presentar la declaración de impuestos a través del formulario IR 8938 junto al formulario 1040 (si se mantienen activos financieros en el extranjero con valor de más de $50.000), de manera anual. La idea es combatir la evasión de impuestos de aquellos que albergan sus activos e inversiones en cuentas en el exterior.

Aunque con ella se pueda vivir y trabajar, concede menos derechos que la ciudadanía. Cada año fiscal se tramitan aproximadamente un millón de tarjetas de residencia nuevas.

Permiso de residencia para inversionistas

Los extranjeros que inviertan un mínimo de un millón de dólares y creen al menos diez puestos de trabajo tienen derecho a una visa EB-5 y acabar consiguiendo la green card. La cantidad a invertir puede reducirse a medio millón de dólares, si se realiza en una determinada área económica. Esta residencia es temporal, en el sentido de que pueden ser revocadas si no se mantienen los requisitos de cumplimiento durante cierto tiempo. No debe confundirse esta visa con las que se dan por inversión, y que se conocen como E-2 para todo tipo de negocios o como E-1 para los negocios de importación-exportación.

residencia-en-emiratos-arabes-unidos

Residencia fiscal en Emiratos

Como residente de los Emiratos Árabes Unidos, puede aprovechar las ventajas fiscales de este país, ningún impuesto sobre la renta, ninguna carga social, ningún gravamen sobre las ganancias, sobre las empresas ni sobre el patrimonio. Puede beneficiarse además de una densa red de acuerdos fiscales para evitar la doble imposición. Existen dos maneras de obtener la visa de inversionista en los Emiratos Árabes Unidos:

1. Invertir en propiedades inmobiliarias: al invertir en el sector inmobiliario, hay opciones para solicitar un visado, en función de la propiedad que compra. Esto le brinda la posibilidad de obtener un fantástico rendimiento en caso de alquilar la propiedad

2. Creación de una empresa: constituya una sociedad en Emiratos utilizando una licencia zona libre de comercio que le permite tener la propiedad de su empresa y tener su propio visado. No está obligada a ejercer ninguna actividad empresarial, aunque puede utilizarla para negocios reales

La visa de residencia le permite permanecer en Emiratos Árabes Unidos como residente por un periodo de tres años renovables, siempre que no abandone el país por un tiempo superior a 6 meses.

Con la residencia en Emiratos obtendrá todo el confort y la seguridad para su vida y para la de su familia. Los residentes no pagan ningún impuesto sobre la renta, y la mayoría de actividades comerciales están libres de gravámenes. Se trata de un entorno muy tolerante hacia las exportaciones. Tendrá a su alcance escuelas y universidades para la educación de sus hijos, así como perspectivas para su negocio e interesantes opciones de inversión. La presencia en Emiratos significa siempre nuevas oportunidades.

Algunos tipos de visados por inversión

Visa Oro España

España puso en marcha su programa de visa oro en 2013. Con una inversión de 500.000 euros en el sector inmobiliario puede obtener la residencia familiar. Esta visa puede ser renovada cada dos años y después cada cinco años. Es posible obtener la residencia permanente y la ciudadanía después de diez años. No es necesario vivir en territorio español con el fin de conservar y renovar la visa de residencia del inversor. Además, con su Visa Oro podrá viajar sin visado Schengen por todos los países de la Unión Europea.

No es el único país de Europa que ofrece un permiso oro de visa y residencia a través de inversiones en bienes raíces. Portugal, Grecia, Chipre y Malta también ofrecen programas de residencia de visa oro, así como la ciudadanía.

visa-españa
Travel

Visado de inversión nivel 1 Reino Unido

Los inversores que buscan una visa de residencia para Reino Unido pueden considerar la visa de inversión de nivel 1. Este visado requiere una inversión de £2.000.000 y permite la residencia temporal en Reino Unido, para el inversor y su familia inmediata (cónyuge e hijos menores de 18 años). Después de 2 años, pueden invertir de £10.000.000 con el objeto de establecerse permanentemente (o £5.000.000 después de 3 años). Pueden solicitar la ciudadanía después de 5 o 6 años de residencia. La inversión no está permitida en el sector inmobiliario.

Obtener la ciudadanía británica a través de este visado es una de las opciones de inversión más atractivas.

Visa Oro Portugal

Puesto en marcha en 2012, el programa se ha promovido activamente a nivel internacional por el gobierno portugués. Se requiere una inversión de 500.000€ en el sector inmobiliario de Portugal para obtener un visado de residencia para una familia, incluidos los niños dependientes. La visa puede ser renovada cada dos años. Después de 5 años se puede solicitar la residencia permanente y después de 6 años, la ciudadanía sin necesidad de residir en el país luso.

Los inversores que adquieran un inmueble en Portugal tienen excelentes perspectivas de ganancia de capital en los próximos años.

Para solicitar este tipo de visado de residencia es fundamental obtener el asesoramiento adecuado desde el principio para evitar errores costosos. Cada esquema de visa es diferente y varía según la situación de cada cliente, así como sus necesidades y objetivos.

visa-portugal
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.