¿Qué es el Secreto Bancario?

El secreto bancario es un requisito legal en algunas jurisdicciones que prohíbe a los bancos proporcionar a las autoridades tanto la información personal como la de las cuentas de sus clientes, excepto en ciertas condiciones excepcionales. En algunos casos, se proporciona privacidad adicional a los titulares mediante el uso de cuentas bancarias numeradas o de otras maneras. El secreto bancario es frecuente en algunos países como Suiza, Líbano, Singapur y Luxemburgo, así como en los bancos offshore y en otros paraísos fiscales bajo las disposiciones voluntarias o estatutarias de privacidad.

Las cuentas bancarias numeradas se crearon por primera vez en Suiza mediante la Ley Bancaria Suiza de 1934, donde el principio de secreto bancario sigue siendo considerado uno de los principales pilares de la banca privada. Suiza ha recibido algunas críticas de gobiernos y ONGs debido a que el secreto bancario puede convertirse en un problema si se utiliza para evadir impuestos o financiar el crimen. Por ello, el Parlamento suizo ratificó el 17 de junio de 2010 un Acuerdo con Estados Unidos que permitiese a UBS reportar a las autoridades estadounidenses información relativa a 4,450 clientes estadounidenses de UBS sospechosos de evasión fiscal.

Los avances en la criptografía financiera podrían permitir el uso de dinero electrónico anónimo y certificados al portador digital completamente anónimos que favorezcan la privacidad financiera y bancaria por Internet, gracias a diversas instituciones habilitadas para ello (por ejemplo, emisores de dichos certificados y efectivo digital).

Principales Jurisdicciones con secreto bancario

null

Suiza

Pinche aquí para descubrir esta jurisdicción

null

Liechtenstein

Pinche aquí para descubrir esta jurisdicción

null

Luxemburgo

Pinche aquí para descubrir esta jurisdicción

null

Delaware

Pinche aquí para descubrir esta jurisdicción

null

Singapur

Pinche aquí para descubrir esta jurisdicción

null

Hong Kong

Pinche aquí para descubrir esta jurisdicción

Fill out my online form

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ley de secreto bancario

La primera ley en el mundo sobre secreto bancario

El secreto bancario fue codificado en Suiza por la Ley Federal de Bancos y Cajas de 1934, después de un escándalo público en Francia, cuando el diputado Fabien Albertin denunció la evasión fiscal de eminentes personalidades francesas, incluyendo políticos, jueces, y otras importantes personalidades que escondían su dinero en Suiza. Los hermanos Peugeot y François Coty, de la famosa familia de perfumes, figuraban en su lista. Desde entonces, los bancos suizos han adquirido fama mundial debido a sus cuentas bancarias numeradas, que críticos como diversas ONGs alegan que sólo ayudan a legalizar la evasión de impuestos, el lavado de dinero y, la economía sumergida.

Bajo el principio suizo de secreto bancario, la privacidad se aplica legalmente, con la ley suiza que limita estrictamente cualquier información bancaria compartida con terceros, incluyendo autoridades fiscales, gobiernos extranjeros o la propia Administración suiza, excepto cuando lo requiere una orden judicial suiza. Sin embargo, la banca no es estrictamente anónima ya que, en virtud de su legislación bancaria, todas las cuentas suizas, incluidas las numeradas, están vinculadas a una persona identificada siguiendo las políticas KYC (Know your Customer). Esta ley sólo permite a un banco compartir información con otros en casos de actos delictivos graves. Por ejemplo, si identifican una cuenta de un terrorista o la de un cliente acusado de fraude fiscal. Sin embargo, la simple no declaración de ingresos imponibles no es un delito. En abril de 2013, el ministro francés Jérôme Cahuzac se vio obligado a dimitir cuando el fiscal de Ginebra, actuando rápidamente en una solicitud francesa relacionada con fraude fiscal, encontró evidencias de cuentas suizas no declaradas.

Bajo la presión del G20 y de la OCDE, el gobierno suizo anunció en marzo de 2009 que aboliría la distinción entre fraude fiscal y evasión fiscal en las relaciones con clientes extranjeros. La distinción sigue siendo válida para los clientes nacionales. (Ver cambio de residencia fiscal). Cualquier empleado del banco que viole la privacidad de un cliente podría ser castigado severamente por la ley. Tras firmar 12 nuevos convenios de doble imposición de conformidad con la norma internacional establecida por la OCDE, Suiza fue suprimida de la lista gris de jurisdicciones fiscales no conformes.

El fin del secreto bancario para no residentes en Suiza está cerca

En octubre de 2013, el gobierno suizo declaró que tenía la intención de firmar un acuerdo internacional patrocinado por la OCDE (el Intercambio Automático de Información Fiscal) que, si es ratificado por el Parlamento, alineará las prácticas bancarias suizas con las de otros países y terminará con el secreto especial que los clientes de bancos suizos están disfrutando.

A raíz de los casos bancarios de UBS y Julius Baer, ​​algunos clientes ricos que siguen utilizando cuentas offshore están recurriendo a bancos privados en Singapur y Hong Kong. Además de los bancos locales de Singapur o de Hong Kong, se han abierto oficinas en esas localidades por parte de varios bancos privados suizos. La mudanza a Singapur y Hong Kong es una alternativa al secreto bancario que los bancos suizos han estado bajo ataque. Singapur tiene disposiciones de secreto bancario comparables a las de Suiza. Aunque Hong Kong no tiene las mismas leyes de privacidad bancaria, ofrece flexibilidad en la creación de empresas opacas que pueden ofrecer los mismos grados de privacidad.

Muchos bancos offshore, ubicados en paraísos fiscales como en las Islas Caimán y Panamá, también tienen estrictas leyes de privacidad.

El 27 de mayo de 2015, Suiza firmó un acuerdo con la UE que alineará las prácticas de los bancos suizos con las de los países de la UE y pondrá fin al secreto especial que los clientes de los bancos suizos habían tenido en el pasado. En virtud del acuerdo, tanto Suiza como los países de la UE intercambiarán automáticamente información sobre las cuentas financieras de los residentes de los demás a partir de 2018 (véase el CRS)

suiza y singapur

La legislación de Estados Unidos responde al secreto bancario

La Ley de Secreto Bancario de los Estados Unidos (o BSA) de 1970 requiere que las instituciones financieras ayuden a las agencias gubernamentales a detectar y prevenir el lavado de dinero. Específicamente, la ley requiere que las instituciones financieras mantengan registros de compras en efectivo de instrumentos negociables, presenten informes de transacciones en efectivo que excedan los $ 10,000 (al día) y denuncien actividades sospechosas que podrían significar lavado de dinero, evasión de impuestos u otras actividades delictivas.

Además, para controlar la evasión fiscal, el gobierno de Estados Unidos aprobó en 2010 la Ley de cumplimiento tributario de cuentas extranjeras (más conocida como FATCA). En dicho documento se establecen los mecanismos para identificar a los ciudadanos y residentes estadounidenses que tengan dinero o fondos depositado en instituciones financieras extranjeras. Para ello se requiere obligatoriamente a todas las instituciones financieras de fuera de Estados Unidos que identifiquen e informen de los ciudadanos y residentes norteamericanos que tienen depósitos e inversiones en esos bancos. Deben poner a disposición del IRS (Internal Revenue Service es la autoridad fiscal de Estados Unidos) información relacionada con cuentas y productos financieros de dichas personas.

Las acciones europeas contra el secreto bancario

Los países europeos se habían quejado desde hacía tiempo de que las disposiciones sobre el secreto bancario en Austria, Liechtenstein, Luxemburgo y Suiza favorecían la evasión fiscal de sus ciudadanos, en particular de países como Bélgica, Francia, Alemania e Italia que comparten frontera con uno o más de esos países . En 2009 las tensiones entre ambos bandos se intensificaron y Francia, Alemania, Italia y España (apoyados en cierta medida por otros países) plantearon la cuestión a la OCDE y el G20. Como resultado, esencialmente todos los países acordaron implementar tratados tributarios que facilitarían el intercambio de información bancaria en caso de sospecha de evasión fiscal.

En 2013, el presidente suizo Ueli Maurer defendió el secreto bancario y declaró que es “comparable” a la confidencialidad médica, y que “el Estado debe respetar absolutamente la esfera privada” y no debe saber “lo que hay en su cuenta bancaria”.

Foster Swiss está compuesto por profesionales de la banca privada internacional con experiencia acreditada en mercados exteriores. Nuestros profesionales podrán asesorarle sobre cuál es la mejor forma de beneficiarse del secreto bancario dentro de la legalidad vigente.