Sociedad en Suiza

Suiza, es sin duda una de las jurisdicciones más atractivas del mundo para establecer un negocio. Ofrece una combinación perfecta de estabilidad económica y política y un ambiente seguro y transparente. Es muy conocida por disponer de un régimen fiscal benigno, caracterizado por unas tasas de impuestos personales y corporativos bajos.

Con una sociedad en Suiza se asegurará una estructura más eficiente en términos fiscales. Al estar el país organizado en cantones, cada cantón tiene su política fiscal. Uno de los cantones más favorable para la constitución de sociedades es Zug, a 20 km de Zúrich.

La consultora fiscal internacional, Foster Swiss, con presencia física en Madrid y en Ginebra, especializada en la creación de todo tipo de estructuras empresariales y en asesoramiento fiscal, le acompaña durante todo el proceso de constitución de su sociedad offshore, para que no se tenga que preocupar de nada.

Formulario de contacto

¿Por qué constituir en Suiza?

Resida en una jurisdicción que goza de estabilidad económica y política y desarrolle una actividad lucrativa. Traslade parte de la actividad su sociedad con sede en Suiza y gracias a ella, disponga bienes muebles, inmuebles, cuentas bancarias, etc., en Suiza o en el extranjero, dentro de un país con la mejor banca y servicios financieros.

La mayoría de los empresarios e inversores extranjeros eligen Suiza por su régimen fiscal especial con incentivos para las sociedades internacionales, así como una red extensa de convenios de doble imposición.

Crear una sociedad en Suiza es más fácil que hacerlo en otros países como Italia, Alemania, Francia o Reino Unido. Sin embargo, este proceso y el registro de la misma es relativamente lento. Supone una serie de trámites que han de realizarse mediante notario público, así como elaborar y recopilar la pertinente documentación, como las escrituras, formularios especiales, firmas y copias del pasaporte.

Tendrá que nombrar un administrador residente suizo, requerido por las leyes helvéticas, la preparación de los estatutos y escritura, abrir una cuenta bancaria en el país, encontrar un domicilio social en Suiza e inscribir la sociedad en el Registro Mercantil.

Tras el registro de la empresa en Suiza, debe solicitar un número de IVA sólo si se espera que el ingreso anual supere los 80.000 euros. De no ser así, el registro del IVA es opcional. Este procedimiento debe empezar por la presentación de una solicitud ante el Departamento Local Federal de Administración Fiscal.

Elija el cantón que ofrezca las mejores condiciones fiscales para constituir su sociedad, con unos tipos que oscilan entre el 8-30%, aunque algunas actividades disfrutan de un régimen fiscal especial exento de impuestos, como el holding empresarial. Pregúntenos por la fiscalidad en Suiza.

Secreto bancario

Hasta ahora se disfrutaba de un estricto y sólido secreto bancario. Tras la firma del acuerdo de la OCDE con 51 países y jurisdicciones se pone fin de manera progresiva al secreto bancario para evitar el fraude fiscal. Este nuevo marco implica el intercambio automático de la información financiera. A partir de septiembre del 2017 se comenzarán con estos intercambios rutinarios de información.

Suiza también ha puesto fin a su secreto bancario, adheriéndose a este acuerdo de intercambio de información fiscal automática. Empezará a tener vigencia a partir del 2018, aunque esta decisión debe ser refrendada aún por el Parlamento del país y susceptible a ser sometida a voto por los ciudadanos.

¿Qué sociedades puede constituir?

Al no estar en la Unión Europea, Suiza cuenta con unas estructuras mercantiles algo atípicas a las que se pueden constituir en la zona euro, como la GmbH, Sociedad de Responsabilidad Limitada o SARL, Sociedad Anónima o SA, Sociedad financiera suiza o sucursal, filial u oficina de representación.

Suiza es hogar de reconocidas multinacionales como Nestlé, Pepsi, Vodafone, Amazon, Google y de entidades bancarias como UBS AG y Credit Suisse, entre otras. Están registradas más de 175.000 Sociedades Anónimas y 60.000 Sociedades de Responsabilidad Limitada.

Para constituir una SARL, la estructura más popular entre las empresas suizas se requiere un capital social mínimo de 20.000 francos suizos y de 2.000.000 francos suizos máximo, 100 desembolsable. La SA, una de las formas más fiables y de gran prestigio, requieren un capital social mínimo de 100.000 francos suizos, y al menos, el 50% del capital social debe ser desembolsado en el momento de la constitución de la sociedad. Para constituir una sociedad financiera, ideal para la captación y gestión de capitales, se requiere un 5% de inversión extranjera o 6.000.000 de euros y comprometerse a mantener la inversión durante un año. Para más información sobre los requisitos de capital, administración, contabilidad y auditoría, no dude en contactar con nosotros.

Especializados en Suiza, Luxemburgo, España y América Latina. Hablamos español.

logotipo-foster-swiss-400